Menú principal

Viernes Julio 01, 2022

María Emma Mejía, la embajadora colombiana ante Naciones Unidas, viene moviendo la idea del Gobierno colombiano de que el sucesor de Ban Ki-moon como secretario general de la ONU sea una mujer. Esa iniciativa -que ha recibido el respaldo de 44 países y fue elogiada por un editorial del New York Times- contrasta con el tímido apoyo del presidente Juan Manuel Santos a las mujeres en el Gobierno, pues pocas veces les ha dado más del mínimo legal del 30 por ciento de los altos cargos en el Estado.

Según la Ley de Cuotas el Gobierno debe tener mínimo un 30 por ciento de mujeres en cada uno de los escalafones del Alto Gobierno.

Por ejemplo, en este momento hay 5 ministras entre los 16 ministros: María Ángela Holguín en la Cancillería, Gina Parody en Educación, Cecilia Álvarez-Correa en Comercio, Natalia Abello en Transporte y Mariana Garcés en Cultura. Eso equivale al 31 por ciento de sus ministros, el mínimo para que Santos no incumpla la ley y un número que no ha variado durante sus cinco años de gobierno.

En los otros renglones del Gobierno la diferencia no es muy grande.

En las superintendencias, Santos tiene tres mujeres por seis superintendentes hombres y estuvo cerca de incumplir la ley después de nombrar en junio como Supersolidario a José Joaquín Plata, como símbolo de la entrada oficial del viejo PIN a la Unidad Nacional. Sin embargo, el nombramiento se terminó cayendo porque hubiera dejando al Gobierno al borde de una sentencia adversa en el Consejo de Estado por segunda vez en dos años por incumplir esa ley.

En las embajadas tampoco les va bien, con apenas 15 embajadoras entre 46 (lo que vuelve a dar un 32 por ciento). En la Unidades Administrativas Especiales que no tienen personería jurídica, hay 3 mujeres de 10 cargos.

Las únicas dos categorías de entidades donde hay paridad son los departamentos administrativos, con María Lorena Gutiérrez en Presidencia, Tatyana Orozco en el DPS, Yaneth Giha en Colciencias y Liliana Caballero en el Dafpre. Y las agencias especiales, ya que Natalia Gutiérrez está en la Agencia Minera y Ángela María Mora en la Antv.

Queda por ver si Santos está dispuesto a hacerles más campo a las mujeres en su gobierno, para cumplir en casa la súplica de su embajadora a los 193 países de la ONU de que "la equidad de género es uno de los desafíos más grandes en el mundo y una meta no cumplida que es crítica para un futuro más incluyente y sustentable".

Esta es la base de datos de las entidades y sus cabezas:

Perfiles relacionados: 
María Emma Mejía
Juan Manuel Santos Calderón

Otros confidenciales recientes

Lunes, Abril 20, 2009 - 12:06
0
5652

Ayer el precandidato presidencial Andrés Felipe Arias se despachó contra los magistrados de la Corte Constitucional. Envió una misiva a la sección “Cartas del Lector” del Espectador en la que ataca a los magistrados por haber declarado inconstitucional el Estatuto de Desarrollo Rural que él promovió como Ministro de Agricultura. Afirma que la Corte, al tumbar esta Ley, acabó con la posibilidad de reformar el Incoder, un organismo que calificó de “corrupto, ineficiente y politiquero”. Y acusa a los magistrados de revivir la figura jurídica que le permitía a los ‘paras’ quitarle la tierra a los campesinos. “Dirán que fallaron en derecho. La verdad es que ¡No Hay Derecho!”, concluye Arias quien promete dar muchas más peleas en esta campaña.

Domingo, Abril 19, 2009 - 10:24
0
6487

El Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, se ganó una pelea con los uribistas de la Comisión Segunda del Senado por no asistir a un debate que tuvo lugar el miércoles en el Congreso para reglamentar la actividad de los astilleros. Ante el desaire, dos senadores del partido que Santos fundó, Manuel Enríquez Rosero y Jairo Clopatosfky pasaron por las curules de la oposición buscando respaldo para firmar una proposición que le jala las orejas al Ministro. Este martes la Comisión Segunda se desplaza al municipio de Soacha para discutir el tema de los “falsos positivos” e invitó al Ministro. Todos esperan que asista, para no meterse en un segundo pleito.

Viernes, Abril 17, 2009 - 15:03
0
6866

Las críticas al acto legislativo que permitiría la reelección de Uribe así no se apruebe el referendo presentado por el senador de la U Jorge Visbal llueven, no sólo de los opositores, sino que ahora también lo hacen desde las mismas toldas uribistas.
Los comentarios de los congresistas de la U sobre Visbal van desde que es un "pantallero" que quiere "parecer el más uribista de todos" hasta "que quiere llamar la atención porque no lo dejaron ser el ponente del referendo", hasta que su proyecto "ni fu ni fa", "no va para ningún lado", "quiere parecer como un mandado de Uribe, cuando no lo es", etc.
La Silla Vacía habló con Visbal y él les responde a sus colegas criticones: "respeto mucho sus opiniones, pero no las comparto. Yo ya aparecí mucho en televisión durante los 17 años que presidí Fedegán... Mi idea fue apoyada por 20 senadores; ya hace un mes nos reunimos casi 40 senadores uribistas y allí se mencionó este tema... Ahora, si lo que pasa es que ellos querían presentarlo, ¿por qué no lo hicieron antes?".
Entre las motivaciones expresadas en el texto del acto legislativo de Visbal está que promover el referendo y que insistir en su trámite parlamentario "cuando su contenido puede ser recogido en un proyecto de acto legislativo producto de un acuerdo político serio, sería una obstinación". "Obstinación" que tuvo 12 votos a favor y sólo uno en contra, durante la votación del referendo del miércoles en la Comisión Primera del Senado, precisamente con la participación de los que redactaron el otro texto: Visbal y la senadora de Cambio Rádical, Elsa Gladys Cifuentes.
Aunque Cifuentes no firmó la proposición porque estaba esperando la reunión de la bancada "radical", sí manifestó su apoyo a la misma. Alguien cercano a Visbal dijo que tan comprometida está Cifuentes con este proyecto de reforma, que la redacción la hicieron en su oficina.
El proyecto reeleccionista de Visbal, que viene empijamado de reforma para el "equilibrio de los poderes", causó extrañeza entre los "referendistas", pero al final del camino, si los conciliadores del referendo no logran armonizar el texto del Senado y el de la Cámara, este sería el único respiro que le quedaría a la reelección de Uribe (aunque falta ver si le da el tiempo).

Páginas