Menú principal

Domingo Julio 03, 2022

Este sábado el diario El Tiempo publicó una nota recomendando a sus lectores (o por lo menos a los más adinerados) en qué invertir el próximo año. Dice que hay que tratar de invertir en más de un país, que los inmuebles no pintan como una buena alternativa y recomienda meterle plata a cuatro acciones que están en la bolsa.

“Las acciones de Argos, Aval, Nutresa y Corficolombiana, entre las recomendadas", es el sumario del artículo. Coincidencialmente, dos de esas cuatro acciones son del dueño del periódico.

Como ha sucedido en otros casos, en ninguna parte el periódico dice que Aval y Corficolombiana son del conglomerado de Luis Carlos Sarmiento Angulo, lo que es otro ejemplo de las ayuditas que El Tiempo le ha dado a su jefe, como la del alza de Aval en mayo de 2013, el editorial sobre la Ruta del Sol de julio de ese año o la portada dedicada a una emisión de Aval en Nueva York hace tres meses.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2014-12-09 22:23
Soy participe de la defensa de los grandes capitales q en ultimas hacen parte del soporte del país. Asi q ‘’cada sastre tiene que alabar su aguja’’: chinda. Más importante-obvio q el Tiempo defienda los intereses de su dueño, ni bobos que fueran- q la recomendación de invertir en ciertas acciones, es la manifestación-intención de abandono del país de los Grandes con las amenazas q resultaron de la reforma tributaria que no les gustó nadita. Recomendar invertir x fuera es parte más bien de las represalias q dejó la reforma tributaria. Lo demás es normalito.
Mar, 2014-12-09 15:41
Gato, según lo que dices, los medios no deberían cubrir otros medios. Ademas, La Silla es un medio de nicho que no compite con un gigante como El Tiempo.
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Sábado, Marzo 7, 2009 - 14:14
0
14205

Tan solo un día después de terminar su período como magistrado de la Corte Constitucional, Jaime Araújo anunció en su blog que se lanzará como candidato a la Presidencia de Colombia. Los que lo conocen no se sorprendieron pues nunca ocultó en sus fallos sus inclinaciones de político.

Páginas