LA SILLA VACIA

Desde la cárcel, en donde permanece investigado por homicidio y relaciones con bandas criminales, el exgobernador Juan Francisco Kiko Gómez sigue siendo un súper poderoso de La Guajira. Y en estas regionales lo ratificó con varios triunfos de amigos y de gente de su grupo político: el kikismo. 

Además de que el mismo grupo que lo llevó al poder hace cuatro años mantendrá la Gobernación en cabeza de Oneida Pinto, el movimiento kikista se quedó con dos alcaldías y una curul en la Asamblea. 

El principal fortín político del kikismo seguirá siendo Barrancas, municipio carbonífero donde Kiko nació. Allí no sólo le celebran su cumpleaños cada 15 de agosto y claman por su libertad sino que escogieron a un primo suyo como mandatario (La mamá de Kiko y el papá del alcalde son hermanos). Se trata de Jorge Cerchiaro Figueroa, avalado por Opción Ciudadana, quien ganó con 8.586 votos frente a los 7.097 que sacó el candidato liberal Juan Soto Gómez.

El apoyo de Kiko a Cerchiaro es tanto, que la esposa del exgobernador, Bibiana Bacci de Gómez, le expresó a este aspirante su apoyo público y lo acompañó en el cierre de su campaña. 

Con el triunfo de Cerchiaro, el grupo de Kiko seguirá al frente de la Alcaldía cuatro años más porque el actual mandatario, el liberal Javid Figueroa Brito, es aliado del exgobernador. De hecho, hace cuatro años hicieron campaña juntos. Figueroa Brito es sobrino del capo capturado en Brasil Marquitos Figueroa, a quien señalan de ser socio de Kiko Gómez.

El kikismo también gana con el nuevo mandatario de Maicao José Carlos Molina, de Cambio Radical y heredero del alcalde Eurípides Pulido, quien hoy tiene detención domiciliaria por irregularidades en la compra de nueve motos. Hace cuatro años, Molina fue el coordinador en Maicao de las campañas Pulido-Kiko localmente.

Como lo ha contado La Caribe, el mandatario Pulido es la cara del kikismo en la capital comercial de La Guajira. Su triunfo hace cuatro años fue considerado por la prensa local como un gran logro de Kiko porque una persona de su movimiento llegaba al poder en Maicao, que es la plaza electoral más grande de ese departamento.

Por los lados de la Asamblea, un viejo amigo de la política y las parrandas de Kiko se alzó con una curul. Se trata del diputado electo Hilber Pinto, avalado por Cambio Radical, quien repite en la duma. Pinto es tan cercano a Kiko que estaba con él en una parranda el día que lo capturaron en su pueblo natal. Una fuente que conoce las movidas internas de la Asamblea se lo describió a La Silla el año pasado como la persona que desde allí “lideraba los hilos” a favor del entonces gobernador.

Además de los triunfos del kikismo, el cuestionado exmandatario también tendrá aliados en las alcaldías de Fonseca, Albania, Uribia, Riohacha y Manaure.

En Fonseca salió electo con 6.725 votos el avalado por Opción Ciudadana Misael Velásquez Granadillo, quien fue secretario de Gobierno de Kiko hasta 2013 y gobernador encargado por él varias veces. Aunque no fue el bendecido directo por el exgobernador para estas elecciones, su proyecto tuvo el respaldo de un sector del kikismo. 

El alcalde electo de Albania Pablo Parra (exesposo de Oneida Pinto) es un viejo aliado de Kiko y le hizo campaña hace cuatro años. Luis el ‘Negrito’ Solano, alcalde electo de Uribia, es hijo de la baronesa prófuga Cielo Redondo, quien hace cuatro años le puso votos a Kiko a la Gobernación, aunque oficialmente estaba con el candidato del grupo contrario. 

Fabio Velásquez, ganador en Riohacha, llega con el apoyo del rector de Uniguajira Carlos Robles. Velásquez no tiene relación alguna con Kiko, pero su poder detrás sí tiene vasos comunicantes con el exmandatario. Robles no solo le dio un honoris causa a Kiko siendo gobernador electo sino que lo ha defendido públicamente, por ejemplo, cuando organizó una marcha clamando su liberación días después de su captura.

Por último, en Manaure el nuevo alcalde es Aldemar ‘el Papi’ Ibarra Mejía, quien llegó respaldado por el grupo de los Ballesteros: el exgobernador Jorge Ballesteros y su hijo, el actual mandatario José María ‘Chemita’ Ballesteros. Padre e hijo lideran la poderosa estructura que llevó a Kiko Gómez hace cuatro años a la Gobernación.

Así es como, tras estas regionales, en la foto del poder en La Guajira seguirá vigente el desprestigiado exgobernador que llegó a ponerles los pelos de punta a los guajiros.

Otros confidenciales recientes

Viernes, Febrero 19, 2016 - 12:29
0
6311

Aunque el Gobierno Nacional ha dicho que no tenía ni idea de que los jefes de las Farc harían proselitismo armado entre los ciudadanos, cada vez es más evidente que tuvieron a la mano varios indicios y no hicieron nada.

Ayer 18 de febrero, día de la sorpresiva jornada en la que cuatro comandantes de la guerrilla llegaron a Conejo (La Guajira) para hablar de paz rodeados de más de 300 hombres uniformados y armados, el local Diario del Norte publicó una amplia noticia titulada: ‘Evento por la paz reunirá delegaciones del Gobierno y las Farc en el corregimiento Conejo’.

El texto cita a uno de los organizadores del evento, quien detalla que la idea del mismo es que la población pueda interactuar con voceros del Gobierno y las Farc. Y, específicamente, el periódico informa que estará presente el guajiro alias Joaquín Gómez

Aunque a Conejo nunca llegaron voceros del Gobierno, como anunciaba la noticia, y la reunión en realidad fue sólo de las Farc, es curioso que la historia así sea con esa imprecisión no hubiese llamado la atención de nadie en el Gobierno.

El Diario de Norte es uno de los principales periódicos guajiros y, aunque no circula a nivel nacional, sí lo hace en Riohacha y por estos días el departamento está lleno de medios nacionales y de altos funcionarios gubernamentales que van y vienen a cada rato, atentos al doloroso drama de los wayuu. Por no ir lejos, para hoy viernes está anunciada la visita del presidente Juan Manuel Santos y del ministro de Vivienda Luis Felipe Henao, entre otros.  

A eso hay que sumarle la versión del alcalde de Fonseca (municipio del que es corregimiento Conejo), Misael Velásquez, quien asegura que cuando empezaron los rumores del evento en la plaza central del poblado dio aviso en el Ministerio del Interior y en las comandancias de la Policía de La Guajira y del batallón mecanizado Rondón del Ejército.

En el Diario del Norte se enteraron de la inusual jornada vía los rumores que estaban encendidos hace varios días en Fonseca, en donde vive gente cercana al jefe de las Farc Joaquín Gómez.

Jueves, Febrero 18, 2016 - 18:50
0
4009

Esta mañana se celebró en el municipio de Ciénaga una audiencia pública en la que la Sociedad Ruta del Sol II presentó los detalles de la variante que construirá en esa población, como parte de la segunda calzada Ciénaga - Barranquilla. En el evento participaron los ciudadanos que habitan los predios por donde pasará la obra, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), el Ministerio Público, ambientalistas, funcionarios de la Gobernación y el alcalde de Ciénaga Edgardo Pérez. Fue justamente el discurso del mandatario el que más sorprendió porque se mostró en desacuerdo con las condiciones actuales del proyecto, que tuvo como principal promotor al exgobernador Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes, de quien Pérez es aliado político.

Resulta que tal como está concebida hoy, la construcción de la variante no contempla la reubicación de unas 10 mil familias que viven a la orilla de la Ciénaga Grande, por lo que quedarían atrapadas entre la nueva carretera y ese cuerpo de agua. Es a esa situación a la que el alcalde se opone y así lo expresó durante su intervención. 

Micrófono en mano, el alcalde dijo que no estaba de acuerdo con que la construcción de la variante solo incluya, para la zona donde viven las familias, unos pasos peatonales con compuertas para evitar que se les inunden las viviendas en época de lluvias.

"Muchos dirán que el alcalde de Ciénaga se está atravesando en la obra más importante de la historia del municipio, pero me dolerá más cómo tantas familias se van a quedar entre la carretera y la Ciénaga", dijo el alcalde durante su intervención, en la que también le pidió al Gobierno Nacional considerar la reubicación de las familias. Especialmente, porque no hacerlo, le dijo el mandatario a La Silla, es condenar a esos pobladores a seguir viviendo en condiciones de extrema pobreza.

El exgobernador Cotes fue uno de los que más impulsó la construcción de la segunda calzada Ciénaga  -Barranquilla, a la que le dio luz verde en enero de 2015 el vicepresidente Germán Vargas Lleras, de quien Cotes es aliado.

El alcalde Pérez le dijo a La Silla que el exgobernador Cotes es su "amigo" y siempre le estará agradecido por "gestionar esa obra que le traerá desarrollo a su municipio", pero resaltó que esa amistad y gratitud no son obstáculos para expresar públicamente las dudas que le genera el proyecto.

La variante de 14 kilómetros, que tendrá un costo global de 317 mil millones de pesos y de 19 mil millones en ese tramo, bordeará la Ciénaga Grande para evitar que la actual troncal siga dividiendo el casco urbano de Ciénaga.

Tanto el anuncio de la construcción de la doble calzada como de la variante preocupan a los ambientalistas porque ambos proyectos atravesarán un humedal costero, cobijado por la Convención Ramsar. Mucho más, cuando en el país todavía están frescos los estragos ambientales que causó la primera calzada entre Barranquilla y Ciénaga.

Esos 60 kilómetros iniciales, que se construyeron entre 1959 y 1960, acabaron con los manglares y con el parque Isla Salamanca porque interrumpieron la comunicación natural entre las aguas dulces y saladas. Aunque hubo una intervención posterior para que el ecosistema se recuperara, todavía hoy esa recuperación no es completa.

Sandra Villardy, una de las ambientalistas que más ha alertado sobre las consecuencias ambientales de la segunda calzada, manifestó vía Twitter que el Estudio de Impacto Ambiental de la obra es bastante débil. Además, genera dudas porque en el documento se confunde a uno de los corregimientos por los que pasará la vía con el sector La Boquilla, de Cartagena.

A la preocupación ambiental se suma la denuncia que el año pasado hizo La W Radio de una conversación en la que posiblemente se estaban acordando coimas por la construcción de la vía. Uno de los participantes de la grabación a la que ese medio tuvo acceso sería Álvaro Cotes, papá del exgobernador Luis Miguel 'el Mello' Cotes. Tanto el exmandatario como su papá negaron la veracidad de la grabación.

Jueves, Febrero 18, 2016 - 14:10
2
4218

La Procuraduría se le metió al rancho a la Contraloría y hoy inició una investigación contra altos exfuncionarios de ese ente de control por presunto enriquecimiento ilícito y presunta omisión a la hora de investigar presuntas irregularidades en varias entidades públicas del departamento.

La investigación de la Procuraduría a un ente de control regional, no tiene precedentes en el pasado reciente del departamento.

La Silla conoció que las denuncias fueron interpuestas por funcionarios que trabajan al interior de la misma Contraloría, quienes afirmaron que a cambio de archivar o no adelantar procesos de responsabilidad fiscal, personal que se desempeñaba en altos cargos de esa entidad habría recibido dinero.

Precisamente, desde las 9 de la mañana de hoy, los funcionarios de la Procuraduría están revisando documentos en la Contraloría relacionados con los procesos que se archivaron, las cuentas que se fenecieron (vencieron o se saldaron), así como las copias de las auditorías que se hicieron en 15 entidades públicas durante el periodo de Argemiro Castro Granados.

Las alcaldías de Girón, Piedecuesta, San Gil y Cimitarra, el Área Metropolitana de Bucaramanga, el Indersantander, varios hospitales del departamento y la Corporación Panachi, también serán investigadas por esas denuncias.

 

Respecto a los funcionarios de la Contraloría vinculados en la investigación, entre los que se encuentra el excontralor Castro, La Silla conoció que la Procuraduría ordenó que se pidieran copias a la DIAN de las declaraciones de renta, al RUT de los registros de vehículos que están a nombre de ellos, así como a la oficina de Instrumentos Públicos para determinar las propiedades que tienen registradas.

Al ser consultado por La Silla, Castro desestimó todas las acusaciones y señaló que es "absurdo" decir que eso pasó en su administración. También dijo que cuando en la Contraloría existían quejas de ese tipo los funcionarios eran separados de la auditoría.

"Tenemos todos los expedientes de memorandos que les fueron enviados a auditores cuando existían las denuncias y también pruebas de que abrimos procesos disciplinarios por esos hechos. Respecto a los procesos de responsabilidad fiscal, yo hacía seguimiento para que no prescribieran algo que era muy común antes", indicó.
 

Páginas