Menú principal

Lunes Julio 04, 2022

Hace pocos minutos el Directorio Nacional Conservador sacó un comunicado que desmiente la noticia de que “ya está todo listo” para la entrada de los conservadores a la Unidad Nacional, que salió por primera vez la semana pasada justo después de que el presidente Juan Manuel Santos anunciara la reforma estructural del agro, que tiene como efecto que varios congresistas conservadores van a perder poder.

El senador barranquillero Efraín Cepeda fue quien hizo el anuncio el miércoles de la semana pasada, dos días después del anuncio de Santos. Según Cepeda, “por unanimidad” se aprobó que “el partido entre en diálogos para reingresar a la Unidad Nacional”. Sin embargo, según pudo comprobar La Silla con cinco fuentes del partido, lo que se aprobó fue delegar en la mesa directiva del directorio la posibilidad abrir canales de comunicación con el Gobierno sobre tres temas: la paz, la reforma tributaria y la agenda de proyectos legislativos azules.

En todo caso, la noticia se difundió justo después de que Santos decretó la reforma estructural al sector del agro, en la que los conservadores han tenido buena parte de la burocracia, Efraín Cepeda en el Ica y Hernán Andrade en el Incoder. Pero el lunes el Presidente anunció la liquidación del segundo instituto y un recorte grande a las funciones del primero, y con eso dejó golpeados a estos senadores.

La Silla supo que ellos están promoviendo internamente la entrada de los azules a la Unidad Nacional, y que han dicho que tienen la mayoría necesaria en el Directorio para tomar esa decisión.

El Directorio está partido, desde hace años, entre los santistas y los no gobiernistas, y no es fácil prever los votos de todos sus integrantes.

Sobre ese punto, El Espectador dijo hace un par de horas, que el ala no santista, liderada por la ex candidata presidencial Marta Lucía Ramírez, habría perdido el apoyo de su aliada, la ex candidata al senado Ángela Ospina.

Eso es falso, según le confirmó Ospina a la Silla. “No sé de dónde sacan eso. No tengo ninguna intención de ser gobiernista”, dijo.

En todo caso, la discusión se daría en la próxima reunión del Directorio, que según dos fuentes del mismo se debe dar el próximo año.

Otros confidenciales recientes

Lunes, Febrero 8, 2016 - 17:18
0
4181

La polémica militarización de Barranquilla, que anunció desde noviembre el alcalde Alejandro Char, finalmente no comenzó el primero de enero. En cambio, arrancará el próximo lunes 15 de febrero. La Silla Caribe conoció detalles de la medida que tiene divididas las opiniones.

El Ejército entrará a las calles de La Arenosa con un grupo inicial de 150 militares de la Segunda Brigada. Y en llave con la Policía, los uniformados realizarán retenes móviles en la ciudad, especialmente en los barrios donde el Fondo de Seguridad del Distrito tiene identificada una mayor presencia de expendios de droga y pandillas.

Los puntos exactos donde se harán las requisas en las localidades más vulnerables, como las suroriente y suroccidente, no serán divulgados para evitar “poner sobre aviso a los delincuentes”, le dijo un vocero de la Alcaldía a La Silla.

Aunque Char había anunciado la llegada del Ejército para la primera semana de enero, detalles logísticos no hicieron posible que se cumpliera esa primera fecha. Por ejemplo, todavía el Distrito, la Policía y el Ejército están definiendo cómo asumirán el costo del combustible de las camionetas y motos en las que los uniformados harán los patrullajes.

También están por definirse el tiempo que durarán los militares en las calles y el número total de hombres, que podría llegar a los 200 a finales de febrero.

Como contó La Caribe, con esta medida, Char busca contrarrestar las peores cifras de homicidios que ha tenido esa ciudad los últimos cinco años, la mayoría de ellos por intolerancia y enfrentamientos por droga. Situación que es la gran ‘papa caliente’ que su grupo político no ha logrado enfriar estos ocho años que lleva en el poder.

Sin embargo, no han faltado las voces en contra de esa medida. El primero en mostrar su desacuerdo fue el director nacional de la Policía, general Rodolfo Palomino, quien dijo que los ejércitos “están para la guerra”, más en un país en conflicto armado desde hace cinco décadas como Colombia.

Mientras que líderes de opinión de Barranquilla como el ex alto consejero para la Prosperidad Samuel Azout argumentan que las medidas represivas no son la solución. “Los policías jamás podrán acabar con las pandillas; sí podrán la educación y las oportunidades para los jóvenes”, dijo Azout en un trino.

Lunes, Febrero 8, 2016 - 16:54
1
6228

Martin Stendal, el misionero que hace menos de un año fue detenido y al día siguiente liberado por supuestamente estar apoyando a las Farc, reapareció. Como contó The Guardian ahora está en La Habana y es una figura conocida por los negociadores de los dos lados.

Como contó La Silla hace un año, Stendal tiene una larga historia de activismo religioso en las selvas colombianas, que ha incluído ser secuestrado por las Farc, instalar antenas de radio en muchas regiones, hacer proselitismo religioso entre paramilitares y guerrilleros, y ayudar en procesos de desmovilización.

Ahora, en su yate anclado en La Habana, recibe jefes guerrilleros y generales como un facilitador no oficial de las negociaciones. Aunque él dice que solo es asesor espiritual, según The Guardian tiene incidencia del lado de las Farc.

Lunes, Febrero 8, 2016 - 12:32
3
8756

Por estos días, la fachada de la Alcaldía de Yopal está adornada con una particular valla que puso su actual alcalde, el cuestionado Jhon Jairo Torres Torres, mejor conocido como “Jhon Calzones”.

Es llamativa no solo porque Colombia es un estado laico y la valla, puesta en un edificio público, es claramente religiosa, sino porque el alcalde está usando un eslógan con la misma lógica del fallido Justo, Moderno y Seguro de Juan Manuel Santos: con sus iniciales.

El de Torres es una Yopal "Joven, Justa y Todos Trabajando", como muestra esta foto que publicó @Oyerista en Twitter

Torres llegó a la Alcaldía a pesar de que durante las elecciones estuvo preso por construir una urbanización ilegal llamada Ciudadela La Bendición, el mismo nombre del movimiento político que lo llevó a la Alcaldía y cuyo logo aparece a un lado de la valla. Aunque casi no puede posesionarse, logró que no leyeran la condena en su contra a tiempo, y ahora ha seguido demorando el proceso, con el argumento de que la confesión que sustenta la sentencia se debió a que recibió una mala asesoría.

Páginas