Menú principal

Viernes Julio 01, 2022

Por tercera vez, el debate de falsos positivos que tiene listo el representante del Polo Alirio Uribe se quedó en el aire, después de que estaba de primero en el orden del día de la plenaria de hoy.

Esta vez porque a última hora el proyecto de reelección de alcaldes y gobernadores se coló en la agenda. Al iniciar la plenaria hubo quórum para cambiar el orden del día y poner la votación del proyecto de primero, lo que quería decir que el debate tendría que esperar a esto.

Pero a la hora de la votación los representantes se salieron y no hubo suficientes para votar ni a favor ni en contra del proyecto. En el Salón Elíptico se armó un revuelo y el debate de los falsos positivos quedó en veremos.

La mesa directiva, liderada por el presidente de la Cámara Fabio Amín, decidió poner a consideración de los representantes volver a abrir el debate del proyecto de los mandatarios locales. Hasta este momento no hay quórum y el salón sigue vacío.

Uribe radicó la proposición para hacer este debate de falsos positivos por primera vez el 20 de julio de este año, al empezar la legislatura. Quedó fijado para el 15 de octubre, pero como el Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, uno de los citados, estaba de viaje, se aplazó. Quedó para la semana siguiente, el 22 de octubre. Ese día tampoco se logró hacer porque no logro entrar en la agenda.

Finalmente, Pinzón y Uribe acordaron hacer el debate hoy, y por eso todo parecía listo.

Hasta finales de la tarde estuvieron en el capitolio algunas víctimas y defensores de derechos humanos que fueron a oír el debate, en el que Uribe iba a pedir la cabeza de 8 altos mandos del ejército que comandaron unidades militares que tienen investigaciones abiertas por falsos positivos en la Fiscalía.

También estuvo un grupo pequeño de unas siete personas con camisetas que dicen "no mas militares y policías asesinados", idénticas a las que usó uno de los saboteadores en el foro de víctimas de las Farc el pasado lunes.

Todos se quedaron viendo un chispero.

Otros confidenciales recientes

Lunes, Febrero 8, 2016 - 17:18
0
4162

La polémica militarización de Barranquilla, que anunció desde noviembre el alcalde Alejandro Char, finalmente no comenzó el primero de enero. En cambio, arrancará el próximo lunes 15 de febrero. La Silla Caribe conoció detalles de la medida que tiene divididas las opiniones.

El Ejército entrará a las calles de La Arenosa con un grupo inicial de 150 militares de la Segunda Brigada. Y en llave con la Policía, los uniformados realizarán retenes móviles en la ciudad, especialmente en los barrios donde el Fondo de Seguridad del Distrito tiene identificada una mayor presencia de expendios de droga y pandillas.

Los puntos exactos donde se harán las requisas en las localidades más vulnerables, como las suroriente y suroccidente, no serán divulgados para evitar “poner sobre aviso a los delincuentes”, le dijo un vocero de la Alcaldía a La Silla.

Aunque Char había anunciado la llegada del Ejército para la primera semana de enero, detalles logísticos no hicieron posible que se cumpliera esa primera fecha. Por ejemplo, todavía el Distrito, la Policía y el Ejército están definiendo cómo asumirán el costo del combustible de las camionetas y motos en las que los uniformados harán los patrullajes.

También están por definirse el tiempo que durarán los militares en las calles y el número total de hombres, que podría llegar a los 200 a finales de febrero.

Como contó La Caribe, con esta medida, Char busca contrarrestar las peores cifras de homicidios que ha tenido esa ciudad los últimos cinco años, la mayoría de ellos por intolerancia y enfrentamientos por droga. Situación que es la gran ‘papa caliente’ que su grupo político no ha logrado enfriar estos ocho años que lleva en el poder.

Sin embargo, no han faltado las voces en contra de esa medida. El primero en mostrar su desacuerdo fue el director nacional de la Policía, general Rodolfo Palomino, quien dijo que los ejércitos “están para la guerra”, más en un país en conflicto armado desde hace cinco décadas como Colombia.

Mientras que líderes de opinión de Barranquilla como el ex alto consejero para la Prosperidad Samuel Azout argumentan que las medidas represivas no son la solución. “Los policías jamás podrán acabar con las pandillas; sí podrán la educación y las oportunidades para los jóvenes”, dijo Azout en un trino.

Lunes, Febrero 8, 2016 - 16:54
1
6214

Martin Stendal, el misionero que hace menos de un año fue detenido y al día siguiente liberado por supuestamente estar apoyando a las Farc, reapareció. Como contó The Guardian ahora está en La Habana y es una figura conocida por los negociadores de los dos lados.

Como contó La Silla hace un año, Stendal tiene una larga historia de activismo religioso en las selvas colombianas, que ha incluído ser secuestrado por las Farc, instalar antenas de radio en muchas regiones, hacer proselitismo religioso entre paramilitares y guerrilleros, y ayudar en procesos de desmovilización.

Ahora, en su yate anclado en La Habana, recibe jefes guerrilleros y generales como un facilitador no oficial de las negociaciones. Aunque él dice que solo es asesor espiritual, según The Guardian tiene incidencia del lado de las Farc.

Lunes, Febrero 8, 2016 - 12:32
3
8723

Por estos días, la fachada de la Alcaldía de Yopal está adornada con una particular valla que puso su actual alcalde, el cuestionado Jhon Jairo Torres Torres, mejor conocido como “Jhon Calzones”.

Es llamativa no solo porque Colombia es un estado laico y la valla, puesta en un edificio público, es claramente religiosa, sino porque el alcalde está usando un eslógan con la misma lógica del fallido Justo, Moderno y Seguro de Juan Manuel Santos: con sus iniciales.

El de Torres es una Yopal "Joven, Justa y Todos Trabajando", como muestra esta foto que publicó @Oyerista en Twitter

Torres llegó a la Alcaldía a pesar de que durante las elecciones estuvo preso por construir una urbanización ilegal llamada Ciudadela La Bendición, el mismo nombre del movimiento político que lo llevó a la Alcaldía y cuyo logo aparece a un lado de la valla. Aunque casi no puede posesionarse, logró que no leyeran la condena en su contra a tiempo, y ahora ha seguido demorando el proceso, con el argumento de que la confesión que sustenta la sentencia se debió a que recibió una mala asesoría.

Páginas