Menú principal

Sábado Julio 02, 2022

¡Basta ya!, el informe general del conflicto que lanzó el Centro de Memoria Histórica la semana pasada, lleva una semana poniendo al país a hablar sobre los efectos y las herencias de 54 años de guerra en Colombia. Y también ha generado comentarios adversos de personas cercanas a Alvaro Uribe, como el ex vicepresidente Francisco Santos y el consultor en temas de seguridad Alfredo Rangel, que lo ven sesgado e ideologizado.

“Seis años. Miles de millones de pesos. Y un chorro de babas. Ese es el balance del informe sobre verdad histórica que esta semana entregó ese grupo de académicos al país”, escribió Pacho Santos. “En el análisis y las conclusiones del informe se evidencian el sesgo y las preferencias ideológicas de los miembros del Grupo de Memoria Histórica”, dijo Alfredo Rangel, describiéndolo como “un inacabado ejercicio de contabilidad y un inaceptable ejercicio de manipulación histórica”.

Rangel y Pacho Santos cuestionan sobre todo lo que ellos perciben como un sesgo en el análisis, que llevó al informe a darle más peso a los crímenes de los paramilitares que al de las guerrillas, así como a recomendar la importancia de que el Estado colombiano pida perdón por los crímenes en los que la Fuerza Pública ha sido responsable. Pero también afirman que, a su juicio, el equipo de Memoria Histórica se inclina hacia la izquierda.

Lo que llama la atención es que el núcleo de investigadores del Centro de Memoria Histórica que elaboró este informe es prácticamente el mismo que comenzó a trabajar en los informes de casos emblemáticos del conflicto, en el marco de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (Cnrr) que creó la Ley de Justicia y Paz. Y que presidió precisamente Pacho Santos como vice.

Ese grupo -que elaboró informes sobre las masacres de Trujillo, Bojayá, El Salado o La Rochela- lo lideraba el sociólogo Gonzalo Sánchez, el mismo que hoy dirige el Centro de Memoria Histórica creado por la Ley de Víctimas y que reemplazó al anterior.

De los 21 investigadores que han trabajado en Memoria Histórica en tiempos de Santos, 17 también trabajaron en Memoria Histórica en tiempos de Uribe y de Pacho: Absalón Machado, Álvaro Camacho Guizado (que falleció en diciembre de 2011), Andrés Suárez, el padre Fernán González, Iván Orozco, el fotógrafo Jesús Abad Colorado, León Valencia, Luis Carlos Sánchez, María Emma Wills, María Victoria Uribe, Martha Nubia Bello, Nubia Herrera, Patricia Linares, Pilar Riaño, Rodrigo Uprimny, Tatiana Rincón y Teófilo Vásquez.

Los únicos dos investigadores nuevos son César Caballero, que fue nombrado director del Dane por Uribe (y es blogger de La Silla) y Paula Andrea Ila, que viene de la Corporación Nuevo Arco Iris.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-07-31 09:53
Ahora entiendo. Es iluso buscar una correlación entre sabiduría y liderazgo. ¡Que alivio! El lider es el mejor cazador. Tal vez esa visión explique bien nuestra historia y a nuestros líderes cazadores ... de gente. La sabiduría es un estorbo para el líder. Por eso, creo que la expresión "un chorro de babas" hará carrera para interpretar lo que muchos, incapaces de aceptar este tipo de liderazgo, vemos como "un chorro de balas". Supremacía y sometimiento. Si no eres el cazador, eres la presa. Ya vamos llegando a la perfecta sociedad Darwinista. ¿Que siga la cacería?
Mié, 2013-07-31 08:11
Es verdad los uribistas no tienen alma.
Mar, 2013-07-30 15:10
Estos fascistas son unos desgraciados. (No quiere expresar palabras más fuertes en un foro, pero tengo la tentación).
Mar, 2013-07-30 22:51
Ay, si al menos esa figura llamada "Dios" existiera...
Mié, 2013-07-31 06:25
Prefiero el Manual de Ateología de Michel Onfray.

Páginas

Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Sábado, Marzo 7, 2009 - 14:14
0
14190

Tan solo un día después de terminar su período como magistrado de la Corte Constitucional, Jaime Araújo anunció en su blog que se lanzará como candidato a la Presidencia de Colombia. Los que lo conocen no se sorprendieron pues nunca ocultó en sus fallos sus inclinaciones de político.

Páginas