LA SILLA VACIA

Ronald Housni aún no se posesiona como gobernador de San Andrés y ya enfrenta la rebelión de tres de los cinco diputados que lo ayudaron a elegirse porque no los tuvo en cuenta para armar el gabinete y amenazan con bloquearlo en la Asamblea.

Resulta que el sábado pasado el mandatario liberal se reunió con su coalición, integrada por tres liberales y dos de La U, para notificarles los nombres de 13 de los 15 secretarios con los que comenzará a administrar el archipiélago desde el primero de enero.

Dos fuentes le contaron a La Silla que en ese encuentro el gobernador les prometió a los diputados que les respetaría la burocracia que tienen en las diferentes dependencias de la Gobernación. Pero, les dijo que debían esperar varios meses para tener secretarios de su cuerda política porque quería arrancar con gente que dependiera directamente de él.

La noticia no cayó bien.

Lo que comenzó como una reunión amable acabó en malos términos, especialmente por la reacción de la liberal Margith Bandera. Ella, le contaron a La Silla dos personas que estuvieron en ese encuentro, terminó gritando al gobernador.

También expresaron su malestar los diputados Abel Archbold (liberal) y María Said (de La U).

Pese al malestar y a las amenazas, el mandatario dos días después anunció en Teleislas su gabinete inicial.

En todo caso, La Silla supo que el gobernador se ha reunido con los diputados para calmar los ánimos dentro de su coalición porque de llegar a cumplirse la amenaza la tendría cuesta arriba en la Asamblea. Comenzaría con nueve de los 11 diputados en contra: los seis que no votaron por él y los tres que se saldrían de la coalición.

Nos comunicamos con las diputadas Bandera y Said para conocer su opinión. La primera dijo que evitaba referirse a la reunión y que “prefería esperar”, mientras que la segunda negó estar en contra de los nombramientos del gobernador y aseguró que siempre apoyaría las decisiones del mandatario. Con el diputado Abel Archbold no pudimos hablar.

Otros confidenciales recientes

Jueves, Febrero 25, 2016 - 15:14
0
6339

Con el nombramiento del ex alcalde de Montería Carlos Eduardo Correa como viceministro de Agua, Cambio Radical se gana un aliado importante en el único departamento Caribe donde no es fuerte.

Correa, que es amigo personal del ministro de Vivienda Luis Felipe Henao, fue elegido sobre el ex alcalde de Manizales Jorge Eduardo Rojas. Henao, que es de Cambio, le explicó a La Silla que lo eligió porque "Correa fue uno de los alcaldes estrella del país (...) ya conoce como ejecutar, ahora será de gran apoyo para llevar estas ejecutorias a nivel Nacional, será un gran viceministro."

Efectivamente, Correa salió de la alcaldía con la imagen de ser un buen gerente y resultados notorios en cobertura de acueducto y alcantarillado y reducción de pobreza, como señaló hoy el presidente Juan Manuel Santos. Y de vivienda, pues la ciudad fue una de las grandes beneficiadas del programa bandera del vicepresidente Germán Vargas y de Henao.

Eso ha hecho que Correa se convierta en una carta fuerte en la política cordobesa, a la que le suma dos atributos.

Uno es su relación con El Meridiano de Córdoba, el principal medio de ese departamento y del vecino Sucre. El nuevo vice está casado con María Victoria Salleg, hija del dueño del diario William Salleg.

Y la otra, es que se puede mover con independencia de quienes fueron sus padrinos electorales para llegar a la alcaldía en 2011 en su primera campaña electoral: ya en la segunda vuelta de 2014 él apoyó a Santos, mientras que el hoy alcalde Marcos Daniel Pineda, la senadora Nora García y el representante David Barguil, todos conservadores y quienes le pusieron los votos, estuvieron con Óscar Iván Zuluaga.

Aunque el nombramiento no significa automáticamente que Correa entre a Cambio Radical, sí deja a ese partido con una nueva pata en Córdoba. Y a los conservadores, específicamente al grupo de Barguil, García y Correa, con un nuevo aliado en el Gobierno, justo cuando están debatiendo la entrada a la Unidad Nacional o a la gaseosa Unidad para la Paz.

Jueves, Febrero 25, 2016 - 13:38
2
8305

La ex senadora de La U Piedad Zuccardi, que está detenida hace dos años en un proceso por parapolítica cuyo juicio no ha iniciado, acaba de recibir una manito del magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt.

Este miércoles Pretelt presentó una insistencia para que la Corte revise una tutela que interpuso la defensa de Zuccardi en agosto pasado para que quede libre. Esa tutela, que argumenta que mantenerla detenida viola sus derechos porque ha pasado demasiado tiempo y no ha iniciado el juicio, fue negada por las salas Civil y Laboral de la Corte Suprema.

El 25 de enero los magistrados Maria Victoria Calle y Alberto Rojas, que estaban encargados de elegir qué tutelas revisa la Corte Constitucional, decidieron que ese caso no cumple con los requisitos para revisarla. Es decir, que no es un caso en el que haya una violación grosera de los derechos de Zuccardi, ni es un caso en el que sea necesario crear jurisprudencia. Pero Pretelt insistió.

La insistencia de Pretelt se suma a otra del defensor del pueblo encargado, Alfonso Cajiao, y significa que la próxima sala de selección de tutelas, en la que estarán los magistrados Gloria Stella Ortiz y Luis Ernesto Vargas, deberá decidir por última vez si la Corte la revisa.

Si lo hace, se abriría un camino para que Zuccardi quede en libertad.

Miércoles, Febrero 24, 2016 - 15:00
3
5444

La ‘Unidad por la paz’ que anunció el presidente Juan Manuel Santos anoche, con la presencia de las cabezas de todos los partidos del Congreso, menos el Centro Democrático, flaqueó en su estreno.

Hoy arrancó el debate en comisiones primeras conjuntas de la reforma a la ley de orden público que presentó el Gobierno de Santos para crear las zonas de concentración de la guerrilla de las Farc una vez se firme el Acuerdo Final y comience la dejación de las armas.

Sin embargo, la plenaria se levantó hace unos minutos por falta de quórum y se convocó para el próximo martes. Faltó un voto en Senado para poder continuar con la votación del proyecto de ley. La Silla supo que algunos congresistas dijeron que no podían quedarse y dieron toda clase de excusas. 

Así, queda probado que la 'Unidad por la Paz' sigue siendo una idea gaseosa

Páginas