Menú principal

Sábado Noviembre 27, 2021

¿Qué mejor manera para congraciarse con el presidente Juan Manuel Santos que postulándolo a un premio de paz? Dionisio Vélez, alcalde de Cartagena, nominó a Santos al Premio Nacional de Paz, cuyo ganador será anunciado en dos semanas.

Aunque cualquier persona puede nominar a alguien y generalmente son decenas de postulaciones, de entrada Santos tiene un punto en su contra: la mayoría de ganadores de este premio, que organiza Fescol, han sido organizaciones y no personas.

Hace un año, ganaron los campesinos de la Hacienda Las Pavas, uno de los casos emblemáticos del despojo en el Magdalena Medio. Uno antes fueron galardonados Tierra y Vida y Forjando Futuros -que dirigen Carmen Palencia y Gerardo Vega- dos asociaciones que reúnen a reclamantes de la restitución de tierras. Y en otros años proyectos como el Programa de Paz y Desarrollo del Magdalena Medio que lidera el padre Francisco de Roux, el Colectivo de Comunicaciones de Montes de María o los campesinos que retornaron a San Carlos en el Oriente antioqueño.

Los únicos ganadores individuales en 15 años han sido el periodista Herbin Hoyos (de 'Las voces del secuestro'), el cabo William Pérez (que cuidó en la selva a Ingrid Betancourt y otros colegas secuestrados por las Farc) y el profesor Gustavo Moncayo.

La otra dificultad es que a Santos le falta aún mucho para, eventualmente, lograr un acuerdo final con las Farc.

En todo caso, aunque nunca se supo quién lo nominó al Nobel de Paz, ya sabemos que un alcalde joven, es quien lo quiere impulsar para el Premio Nacional. El mismo que develó esta semana -y luego retiró- una placa a los ingleses de Vernon ante el príncipe Carlos.

Nota de la editora: La Silla señaló esta mañana -erróneamente- que quien había postulado a Santos era el gobernador del Magdalena Luis Miguel "Mello" Cotes. Pedimos disculpas al gobernador y a nuestros lectores por ese error.

Un par de horas más tarde, Cotes trinó aclarando que no postuló a Santos pero que se unía a la idea.

Otros confidenciales recientes

Jueves, Febrero 25, 2016 - 15:14
0
6589

Con el nombramiento del ex alcalde de Montería Carlos Eduardo Correa como viceministro de Agua, Cambio Radical se gana un aliado importante en el único departamento Caribe donde no es fuerte.

Correa, que es amigo personal del ministro de Vivienda Luis Felipe Henao, fue elegido sobre el ex alcalde de Manizales Jorge Eduardo Rojas. Henao, que es de Cambio, le explicó a La Silla que lo eligió porque "Correa fue uno de los alcaldes estrella del país (...) ya conoce como ejecutar, ahora será de gran apoyo para llevar estas ejecutorias a nivel Nacional, será un gran viceministro."

Efectivamente, Correa salió de la alcaldía con la imagen de ser un buen gerente y resultados notorios en cobertura de acueducto y alcantarillado y reducción de pobreza, como señaló hoy el presidente Juan Manuel Santos. Y de vivienda, pues la ciudad fue una de las grandes beneficiadas del programa bandera del vicepresidente Germán Vargas y de Henao.

Eso ha hecho que Correa se convierta en una carta fuerte en la política cordobesa, a la que le suma dos atributos.

Uno es su relación con El Meridiano de Córdoba, el principal medio de ese departamento y del vecino Sucre. El nuevo vice está casado con María Victoria Salleg, hija del dueño del diario William Salleg.

Y la otra, es que se puede mover con independencia de quienes fueron sus padrinos electorales para llegar a la alcaldía en 2011 en su primera campaña electoral: ya en la segunda vuelta de 2014 él apoyó a Santos, mientras que el hoy alcalde Marcos Daniel Pineda, la senadora Nora García y el representante David Barguil, todos conservadores y quienes le pusieron los votos, estuvieron con Óscar Iván Zuluaga.

Aunque el nombramiento no significa automáticamente que Correa entre a Cambio Radical, sí deja a ese partido con una nueva pata en Córdoba. Y a los conservadores, específicamente al grupo de Barguil, García y Correa, con un nuevo aliado en el Gobierno, justo cuando están debatiendo la entrada a la Unidad Nacional o a la gaseosa Unidad para la Paz.

Jueves, Febrero 25, 2016 - 13:38
2
8562

La ex senadora de La U Piedad Zuccardi, que está detenida hace dos años en un proceso por parapolítica cuyo juicio no ha iniciado, acaba de recibir una manito del magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt.

Este miércoles Pretelt presentó una insistencia para que la Corte revise una tutela que interpuso la defensa de Zuccardi en agosto pasado para que quede libre. Esa tutela, que argumenta que mantenerla detenida viola sus derechos porque ha pasado demasiado tiempo y no ha iniciado el juicio, fue negada por las salas Civil y Laboral de la Corte Suprema.

El 25 de enero los magistrados Maria Victoria Calle y Alberto Rojas, que estaban encargados de elegir qué tutelas revisa la Corte Constitucional, decidieron que ese caso no cumple con los requisitos para revisarla. Es decir, que no es un caso en el que haya una violación grosera de los derechos de Zuccardi, ni es un caso en el que sea necesario crear jurisprudencia. Pero Pretelt insistió.

La insistencia de Pretelt se suma a otra del defensor del pueblo encargado, Alfonso Cajiao, y significa que la próxima sala de selección de tutelas, en la que estarán los magistrados Gloria Stella Ortiz y Luis Ernesto Vargas, deberá decidir por última vez si la Corte la revisa.

Si lo hace, se abriría un camino para que Zuccardi quede en libertad.

Miércoles, Febrero 24, 2016 - 15:00
3
5648

La ‘Unidad por la paz’ que anunció el presidente Juan Manuel Santos anoche, con la presencia de las cabezas de todos los partidos del Congreso, menos el Centro Democrático, flaqueó en su estreno.

Hoy arrancó el debate en comisiones primeras conjuntas de la reforma a la ley de orden público que presentó el Gobierno de Santos para crear las zonas de concentración de la guerrilla de las Farc una vez se firme el Acuerdo Final y comience la dejación de las armas.

Sin embargo, la plenaria se levantó hace unos minutos por falta de quórum y se convocó para el próximo martes. Faltó un voto en Senado para poder continuar con la votación del proyecto de ley. La Silla supo que algunos congresistas dijeron que no podían quedarse y dieron toda clase de excusas. 

Así, queda probado que la 'Unidad por la Paz' sigue siendo una idea gaseosa

Páginas