Menú principal

Lunes Febrero 06, 2023

?

Esta mañana, La FM de Vicky Dávila reveló un video que obligó a la renuncia del viceministro del interior Carlos Ferro y que abre un debate muy grande sobre si la intimidad de los poderosos dejó de ser un tema vedado para el periodismo nacional.

El video publicado por la FM muestra durante ocho minutos una conversación de alto contenido sexual entre el capitán de la policía Ányelo Palacios (quien graba subrepticiamente la conversación) y el entonces senador Carlos Ferro mientras este último maneja su carro oficial y busca un lugar para el encuentro íntimo entre los dos.

La FM anunció la primicia desde muy temprano en la mañana y luego la presentó como “la prueba de los nexos entre la Comunidad del anillo y congresistas”.

La conversación, según el registro del video, fue grabada el 1 de noviembre del 2008 y la FM la trajo a colación a raíz de que la Procuraduría le abrió hoy una investigación disciplinaria formal al general Rodolfo Palomino, comandante de la Policía.

Según el comunicado de la Procuraduría, le abre la investigación a Palomino por posible incremento patrimonial injustificado, presuntos seguimientos y chuzadas ilegales a Vicky y a los periodistas de la FM y la puesta en marcha de una supuesta red de prostitución masculina integrada por policías llamada “La Comunidad del Anillo”.

El escándalo de la Comunidad del Anillo lleva varios meses, se ha visto agudizada por las pruebas de los seguimientos a Vicky, que está investigando la Fiscalía, y por el público enfrentamiento entre la periodista y el presidente Santos, que no solo ha respaldado al comandante de la Policía sino que ha destituído o aceptado la repentina renuncia de varios de los contradictores del general Palomino en los últimos meses.

La misma Procuraduría dice que el polémico video publicado por La FM, no servirá de prueba para este organismo de control porque los hechos “en lo que respecta al Congreso de la República” ocurrieron entre 2004 y 2008, y si se cometió un delito ya habrían prescrito.

Sin embargo, en la conversación Palacios le pregunta a Ferro “¿Tú todavía vas al Congreso” y la respuesta es “Claro, hasta el 20 de julio”. “ ¿Tú eres Senador hasta el 20 de julio?”, “Claro”. “Ah, yo pensé que ya no...” dice Palacios. “No, sss, claro”, responde finalmente Ferro.

Eso daría a entender que el video se grabó poco antes de un 20 de julio en el que Ferro iba a dejar de ser senador. Y eso no ocurrió en 2008 sino en 2014. Si fue así, entonces Anyelo habría grabado el video buscando una prueba por la época en la que ya lo había denunciado y no cuando era teniente y estaba supuestamente sometido a la red de prostitución.

En todo caso, la Procuraduría se lo envía a la Fiscalía General porque considera que el video “no solo sería una de las pruebas de la supuesta red de prostitución masculina denominada periodísticamente “La Comunidad del Anillo”, sino que también involucraría a ciertos miembros del Congreso de la República, en complicidad con algunos oficiales de la Policía Nacional.”

Tras esa declaración del Procurador, la FM publicó el video, que tenía en su poder desde un tiempo atrás.

La historia
Carlos Ferro, exviceministro del interior, renunció tras la publicación del video.

El capitán Palacios es el principal testigo en la investigación contra Palomino y contra la red de prostitución de la Policía conocido como “la comunidad del anillo”. Palacios denunció que fue violado por el Coronel Jerson Jair Castellanos que hacía parte de esa red de la que también dice que se benefició Palomino.  Palomino ha dicho que la fecha en que lo acusan él estaba de agregado de la Policía en México y Castellanos ha negado que lo haya violado .

La FM tuvo la primicia de esta historia sobre esa supuesta red de prostitución, al publicar en noviembre del año pasado, la primera grabación del testimonio de Palacios tomada un año y medio atrás, cuando él estaba internado en el Hospital de la Policía luego de sufrir a sus 29 años un derrame cerebral. En el relato, Palacios dice que Castellanos lo violó cuando él era teniente.  

“Él iba a la escuela de oficiales y buscaba a los cadetes que él quería. Nos llevaba como abanderados primero al Congreso y nos colocaba con unas banderas alrededor de los senadores. Después me dijo que fuéramos a jugar bolos al Club Militar, fuimos, y me dijo ‘yo lo voy a ayudar a usted para que cuando se gradúe lo pongan en un buen puesto’”, contó Palacios.

Según el policía, Castellanos le dio una botella de agua que él se tomó y se sintió mareado. Luego perdió el conocimiento y cuando se despertó, había sido violado.

En ese entonces, Castellanos era el jefe de seguridad del Congreso. Vicky Dávila explicó hoy a La Silla que, según relatos de las víctimas, desde 2006 Castellanos ofrecía a los policías prostituidos a los congresistas.

Palacios asegura que Castellanos lo siguió buscando y que le decía que le iba a presentar a un general para que lo ayudara. El general, según dice, es Palomino. También que le iba a presentar “a unos amigos” como el Senador Ferro y a otros, “para que usted tenga vara dura dentro de la institución”.

En ese contexto, según Vicky Dávila, el capitán Ányelo Palacios se habría encontrado con Ferro para “buscar una prueba” de ese servicio que le ofrecían a los congresistas. “Ya Ányelo había denunciado que Ferro recibía servicios de la comunidad del Anillo”, dice la directora de la FM, quien ha sido seguida ilegalmente e intimidada por policías a raíz de sus revelaciones.

Ferro, según Vicky, le había negado a la FM que conocía a Anyelo.

La polémica

La revelación del video ha generado una intensa polémica en las redes por dos razones: porque la violación a la intimidad del viceministro es total pues él está sosteniendo una conversación privada sobre sus gustos sexuales sin saber que está siendo grabado. Y porque no es muy claro qué es lo que prueba el video para que se justifique esa invasión a su privacidad y el daño que le causa no solo a él sino a su familia, incluidos sus hijos.

“Entiendo que genere dudas sobre si es un asunto de su vida privada pero yo estoy pensando en la víctima y creo que en esa medida no habría por qué pensar tanto en el victimario”, dijo Vicky a La Silla.

Para Dávila, la intrusión a la vida privada se justifica en la medida en que Ányelo, que ha sido víctima de la red de prostitución, estaría aportando una prueba de que dicha red existía y le prestaba servicios a los congresistas.

La Silla vio el video y encontró que es una conversación sexual consentida entre adultos; que no se habla de ningún pago que pudiera ser prueba por sí misma de prostitución; que Ferro dice explícitamente que nunca se ha metido con policías cuando Ányelo le pregunta al respecto (lo cual puede ser verdad o mentira, pero en todo caso el video no sería prueba de que antes ha estado con policías); que Ányelo, cuando habla de sus experiencias homosexuales, dice que lo ha “hecho dos o tres veces más por favores…no ha sido porque me encanta”, lo cual es el único indicio de que de pronto no estaría en esa situación libremente.

Sin embargo, cuando Ferro le pregunta si la primera vez que lo hizo fue para hacerle un favor a un oficial, Ányelo responde que no, fue a un civil de 45 o 46 años, lo cual no ayuda a probar que fuera un trabajo dentro de la “comunidad de los anillos”; que Ferro era congresista en ese momento y está en un carro oficial porque así lo dice.

El vídeo prueba que Ferro tuvo una conversación sexual con un policía y que, contrario a lo que le había dicho a Vicky antes, sí conocía a Ányelo Palacios. Pero por sí sola no es una evidencia de que era un cliente de una red de prostitución de la Policía ni que estuviera haciendo algo ilegal.

Se levanta el veto

En Estados Unidos, el estándar para hablar sobre la vida privada de los que ostentan poder público es muy inferior a la que tradicionalmente se ha manejado en Colombia. Allá, la vida sexual o familiar, la historia médica, los vicios, son materia periodística porque parten del supuesto de que debe haber una total coherencia entre la vida pública y la vida privada.

Por eso, el tema de si la hija de Sarah Palin abortó o no, la esperma de Bill Clinton en el vestido de la practicante de la Casa Blanca Mónica Lewinsky o las visitas a la prostitutas del gobernador de Nueva York Elliot Spitzer fueron escándalos periodísticos aceptables y memorables en Estados Unidos.

Al igual que en muchos países en Europa o en el resto de América Latina, en Colombia el rasero ha sido otro. Las amantes de los presidentes de turno son muchas veces conocidas por los reporteros de Palacio y, sin embargo, han sido temas vedados periodísticamente porque se considera que la vida privada de los poderosos es en principio privada o si acaso, asunto de las revistas del corazón.

Y que el hecho de que un mandatario le sea infiel a su esposa no necesariamente indica una falencia de su carácter sobre el cual la ciudadanía debe estar alertada o que su gusto por el alcohol lo inhabiliten para ejercer el cargo público. Consideran que salvo que afecte directamente su desempeño público la vida privada debe permanecer privada.

También, quizás, influye que los periodistas o los jefes de esos periodistas que están en capacidad de enterarse sobre la vida privada de los poderosos sienten que no tienen la autoridad moral para juzgar ese tipo de conductas o para someterse a sí mismos al mismo escrutinio público.

Con las revelaciones de Daniel Coronell de las fotos íntimas que el renunciado defensor del pueblo, Jorge Armando Otálora, le envió a su secretaria privada se entró por primera vez en ese terreno más privado.

En ese caso, sin embargo, hay diferencias sustanciales con el actual. Para comenzar la foto unida al chat de respuesta de la secretaria diciendo que mantuviera una relación estrictamente profesional sí eran en sí mismas un indicio fuerte de que había existido el acoso sexual, una conducta que puede configurar un delito.

Además, a diferencia de este video de ocho minutos, la foto se editó para ver estrictamente lo necesario para respaldar la acusación. Y por último, está el hecho de que el entonces defensor del pueblo envió la foto voluntariamente a su Secretaria con lo cual asumió el riesgo implícito de que se hiciera pública. No así el exviceministro Ferro, quien fue grabado sin su conocimiento, algo que la Corte Constitucional ha dicho que es una violación a la intimidad.

Estas diferencias han abierto en este caso una polémica sobre los límites del periodismo. Polémica en la que -como algo extraño en una profesión donde prima la solidaridad de cuerpo- han participado muchos periodistas, incluso los colegas de RCN de Vicky Dávila, y que dependiendo de cómo se zanje harán que este video inaugure o no una nueva etapa del periodismo nacional.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2016-02-17 06:08

Todo es público, entre más alto el cargo, mayor decoro y recato se requiere. El hecho es como nos afectan sus actuaciones a los ciudadanos? Qué pasa si el General Palomino es homosexual? Nada, ha sido buen policía, su labor ha sido reconocida. Desde que ejerza su sexualidad en su casa, en su apartamento o en un motel donde nadie lo vea. Pero si lo denuncia un colega por acoso sexual y por violación, pues el asunto cambia diametralmente..¿Por qué lo defiende Santos? Ese es un enigma que hay que aclarar porque por mucho menos ha sacado gente de las FFMM y de la misma POLINAL
¿Qué si el viceministro es homosexual? Tampoco pasa absolutamente nada, pero dio paopaya, lo grabaron ilegalmente dicen y vuelve el cuento los periodistas hacen su escándalo y pierde familia hijos, protagonismo político, en fin.
Hay cosas peores miles de asesinatos selectivos del estado, vínculos de los 3 poderes con mafiosos, de larga data y corrupción galopante, impune. Eso si merecería castigo...

Mar, 2016-02-16 21:57

Estoy totalmente de acuerdo con Cesar Augusto, mientras en el país se indigne mas gente por las Cortinas de Santos o las Almendras de palacio, que por los niños de la Guajira, el único mecanismo racional de combatir a los corruptos es el amarillismo. Suena feo pero en un país degradado, donde todos sabemos como se venden los votos en la costa, si para deshacerse de un ñoño o un Name, lo único que podríamos esperar es que tenga una foto de bestialismo con un burro, el país no tendrá futuro. Hoy mismo después de una semana de leer miles de documentos de Reficar, el fiscal encontro que los ministros de hacienda eran inocentes, con ese cinismo ha pesado mas contra el fiscal la Springer que Saludcoop. Chuzar de frente y con pruebas de que es la policía no ha indignado a los medios, este es el primer articulo de LSV donde mencionan la persecución hacia Vicky pero las insinuaciones de chuzadas de Uribe esas si se desarrollaban, antes esto era un evento de derechos humanos, hoy es de sociales

Mar, 2016-02-16 21:36

Hay doble moral. Siempre se cuestiona la forma y no el fondo. En las chuzadas a la Corte por ejemplo el malo solo fue quien chuzó y no los magistrados chuzados que sin ruborizarse admitían tomar decisiones políticas y no jurídicas. Muchas veces el mundo de los corruptos es tan sórdido que hay que darles de su propia medicina para desenmascararlos. Un viceministro y un general tienen todo el poder para obstruir una investigación en la que además se ha denunciado una alférez muerta por destapar el escándalo. Cuando hay cosas graves en el fondo, quedarse en la forma o en las maneras es distraer la atención de lo realmente importante. El tipo era senador, en un vehículo oficial y con otro servidor público, deben ser cuidadosos hasta en su vida privada. Y con las redes sociales no se escapaba a semejante destape. Vicky asumió el riesgo, pero hoy el viceministro cayó y el General falta por hacerlo para no obstruir la investigación por que ningún policía hablará mientras él sea director.

Mar, 2016-02-16 21:15

Soy muy mente abierta y apoyo todo lo referente a los derechos de mi población LGTBI, lo que sí, como abogado no comparto es que en un VEHÍCULO OFICIAL, destinado para fines de su cargo y razón del mismo, él haga algo que involucra cosas inherentes a su intimidad y SUMADO QUE en un acto oficial representando al gobierno y a todos los Colombianos aproveche su cargo y discurso para ejercer su sexualidad y conquistar a un Policia?, los Colombianos no le pagan como 40 millones para que use los vehículos y cargo publico para sus "vueltas" personales, es similar al ex candidato Isaias Duarte quien tenía sexo y grabara a sus parejas en un aparente tráfico de influencias!, para mi, hagan lo que les de la gana a todos los políticos... pero, no usen las OFICINAS O VEHÍCULOS OFICIALES o su representación en actos OFICIALES para sus "cosas" intimas y personales, con ese sueldo !mucho lichigo no usar un vehículo no oficial para sus menesteres, o más bien dicho es un acto de PECULADO o PECULIADO?

Mar, 2016-02-16 19:52
Mar, 2016-02-16 19:59

Me equivoqué al decir "vida privada" es hacer publico algo intimo del viceministro. Algo que en realidad no nos importa y que necesitan los medios de la actualidad para crecer el rating de likes.

p.d. noto que muchos por aquí citan ejemplos de como es el uso de la vida privada en la prensa estadounidense y quieren aplicar esos criterios a nuestra realidad -que es muy diferente- . A menos que estén en EE.UU. cambien la IP a Colombia y ubiquense en donde estamos muchachos. Va otro saludo.

Mar, 2016-02-16 19:41

El escandalo sexual es un nivel mas radical del periodismo: ya hace parte de una operacion abierta de un multimedio contra un personaje publico. El hacer publica las "desviaciones" de su vida publica no tiene otro proposito que el sacarlo del tablero para que la gente asocie al personaje -para siempre- por esos asuntos y no por su trayectoria en el servicio publico.
Vicky no inaugura nada, solo lleva al mainstream nacional algo que lleva haciendo un tipo como Edgar Artunduaga desde hace mas de 40 años: haciendo prensa basado en rumores sin comprobación y especulando sobre la vida personal. (por cierto, Artunduaga ha hecho barbaridades desde kienyke con la muerte del hijo de navarro wolff o la reciente desaparicion del comediante gonzalo valderrama). Igual que Coronell, quien ya tiene en su casa la cabeza del exdefensor del pueblo y tiene mas poder que los tiempos del poder judicial. Palabras mas: ajuste de cuentas con ayuda de la prensa
Por ahí va la cosa, muchachos.

Mar, 2016-02-16 19:16

Creo que la vida privada interesa en el contexto en que debemos analizar la vida pública de los funcionarios. Si en la Corte Constitucional por ejemplo se debate sobre el aborto interesa conocer los sesgos personales de los Magistrados en relación con temas similares, incluso sus orientaciones sexuales, en la medida en que ellas determinan sus decisiones. Si la familia sale lesionada, no es problema del periodista sino del que lleva esa doble vida oculta y no es sincero con su familia ni con la sociedad. En este caso, el problema es de Ferro y no de Vicky: ella solo demuestra con el video que lo que dice no es cosa de locos ni se lo ha inventado y que es cierto que esa clase tan soterrada de corrupción y libetinaje se da en las altas esferas del gobierno. Quien no tenga rabo de Paja que no se espante. Y quien lo tenga que se atenga si lo descubren. Bien por Ferro que tuvo la verguenza de irse. Mal por Palomino que no se quiere ir.

Mar, 2016-02-16 19:00

En Colombia un país donde la justicia solo existe para las personas que no tienen como sobornar los juez y pagar abogados mañosos, la única manera de que la ley llegue a personas como Carlos Ferro es de este esta forma. El mal gusto y la podredumbre no es del medio que las publica si no de personajes como este sujeto que utiliza su cargo, para pisotear la dignidad de los hombres que buscan en la policía un mejor futuro para ellos y sus familias, no tiene nada que ver con su condición sexual. Ustedes señores periodistas son nuestras voces, porque los políticos de este país son nuestros males.

Mar, 2016-02-16 18:52

Me uno al comentario de Andrés Bermúdez, esas son exactamente las tres preguntas que debemos hacernos los periodistas. Y creo también que el uso de la foto de Coronell sí era justificado.

Añado un tema más: me parece que aunque la FM dice "respetar las preferencias sexuales", el hecho de que la conversación sea entre dos hombres juega aquí un papel clave. Se está tratando un video que demuestra solamente la existencia de una relación consensual como la "prueba reina" de una red de prostitución. Ahí yo no vi pruebas contundentes de nada, pero siento que para algunos la homosexualidad es tratada todavía como algo que por sí solo es prácticamente criminal. No puedo evitar preguntarme cómo se habría tratado el tema si fueran un hombre y una mujer en el video.

Sin importar cual sea el resultado de la investigación, la publicación de ese video es amarillismo y morbo.

Mar, 2016-02-16 17:10

Como siempre, los análisis de La Silla serios y rigurosos. Estoy de acuerdo en casi todo. Personalmente, considero que la publicación del video del viceministro invade de manera innecesaria la órbita más íntima que tiene una persona que es su orientación sexual. Pero creo que en el último acápite se presentan unas conclusiones y un estado del balance en Colombia entre libertad de expresión vs. intimidad de funcionarios públicos, que no sé de dónde sale. Es cierto que, a diferencia de lo que sucede en Estados Unidos, aquí hay una suerte de velo autoimpuesto frente a la sexualidad de los personajes públicos. (Y no estoy muy seguro si eso debiera cambiar –me inclino por que no–). Sin embargo, es ingenuo pensar que eso es resultado de una reflexión detenida acerca de hasta dónde debe llegar el periodismo. Creo, en cambio, que se debe más razones de falta de independencia del periodismo frente al poder, y a la ley del silencio que se impone entre uno y otro.

Mar, 2016-02-16 18:07

Juan,

Después de haber pasado por medios tradicionales como El Tiempo y Semana y de estar en La Silla yo creo que hay muchos temas que no son fruto de una reflexión sino más bien una reacción a la cercanía del poder y al espíritu de cuerpo que nadie quiere tocarse las mangueras porque algunos tienen rabo de paja. Pero, frente al tema de la vida privada, sí he presenciado intensas discusiones internas en los medios. Lo que digo está respaldado en esa experiencia personal. En La Silla el criterio que usamos es si el dato de la vida personal tiene una relevancia pública o no lo tiene. El principio es que la vida privada debe ser privada salvo que afecte un interés público.

Mar, 2016-02-16 17:07

Lamentable. Ahora carecemos de periodistas que no tengan sesgo político. Los de derecha defienden a los de su ideología y atacan con odio extremo a los otros y viceversa. Pierden la gente que se informa con ellos. Pero el afán de hacer noticia con cualquier cosa, es una falta de criterio que se demuestra en este caso. Sobra decir, que la derecha suma más por todos los medios escritos, radiales, televisivos y de web. La señora causante de esto, no solo demuestra su constante sesgo, sino también su falta de criterio. Lamentablemente sucede en todos los medios, todos los días, incluido éste.

Páginas

Añadir nuevo comentario