Menú principal

Viernes Julio 01, 2022

Dentro de menos de dos semanas se vence el plazo para que Juan Manuel Santos anuncie si se va a lanzar a la reelección. Si, como todo lo indica, decide hacerlo, la encuesta Gallup que salió ayer -contratada por varios medios de comunicación- da una pista de dónde están sus fortalezas, que lo tienen de primero en las encuestas, y dónde sus debilidades, que hacen que sea difícil que gane en primera vuelta.

La encuesta fue hecha entre el 1 y el 6 de noviembre, por lo que a duras penas alcanzó a capturar la opinión tras el segundo acuerdo parcial con las Farc, que anunciaron los negociadores a fines de la mañana del miércoles 6. Sin embargo, sirve para ver parte de la evolución de la opinión porque fue hecha con la misma técnica de las encuestas bimestrales de Gallup (la más reciente salió justo después del paro agrario de agosto), pero en esta ocasión la gran mayoría de las preguntas se dirigieron a los posibles escenarios electorales.

Esas preguntas están divididas entre las que se pueden llamar del "Plan A" del santismo, con Santos como candidato; y las del "Plan B", con Germán Vargas Lleras en lugar de Santos. En cada una de esas secciones se preguntó por escenarios con algunos de los demás candidatos y en todas ellas ganan Santos o Vargas. Eso es natural porque por ahora son más conocidos que sus rivales.

Una particularidad es que entre quienes probablemente voten (que son dos tercios de los entrevistados), entre una cuarta y una tercera parte afirman que votarían en blanco. Esa cifra, muy superior al promedio histórico del voto en blanco, se suele presentar al arranque de las campañas, cuando mucha gente aún no se ha puesto a pensar por quién votar. Por eso, lo más seguro es que se reduzca a medida que se acercan las elecciones.

Con la información de esta encuesta, éstas son las principales fortalezas y debilidades del presidente si decide convertirse en presidente - candidato

Fortalezas

Debilidades

 

Nadie se destaca entre los otros 

Por ahora no despega ninguno de los posibles rivales de Santos.

En ningún escenario ninguno de ellos supera el 22 por ciento de intención de voto en primera vuelta, y aún esa cifra la obtiene Óscar Iván Zuluaga en un improbable escenario sin candidato de izquierda (sería entre Santos, Zuluaga y Enrique Peñalosa).

Encima, Antonio Navarro, Peñalosa, Marta Lucía Ramírez y Clara López tienen una peor imagen que hace dos meses.

La excepción es Germán Vargas Lleras, quien en general resulta ser mejor candidato que Santos pues no solo saca mejores resultados en los escenarios hipotéticos sino que es visto como el más capacitado para enfrentar la gran mayoría de problemas. Pero Vargas no ha dado muestras de quererse lanzar y, de hacerlo, no es fácil prever cuál sería el efecto negativo de traicionar a Santos.

 

...pero aún es temprano

Aunque aún no hay quién le haga frente a Santos si se lanza, es muy temprano para decir que es situación no puede cambiar.

Óscar Iván Zuluaga está mejorando en imagen: pasó de ser conocido por el 31 por ciento y tener una opinión favorable del 18, a que lo conozca más de la mitad y a tener una imagen favorable del 25.

En la Alianza Verde aún no se define quién será el candidato; una vez sea elegido podría verse una dinámica semejante a la de Zuluaga.

Y en el Polo la apuesta por banderas como la de la lucha contra la reforma a la salud puede mover la imagen de su candidata.

 

Se va recuperando la imagen

La opinión frente a Santos se va recuperando: paso de ser desfavorable por 51 puntos a serlo por 21.

En la medida en que Santos logre dar golpes de opinión, de que la crispación social de hace algunos meses quede atrás y de que el país vuelva a estar optimista (ya la cifra de quienes piensan que el país va por mal camino también bajó), a Santos le puede ir mejor.

 

...pero sigue siendo negativa

La mayor debilidad de Santos sigue siendo que tiene una opinión negativa muy alta: el 58,3 por ciento de los encuestados dijo que tiene una opinión desfavorable y el 36,9 una favorable.

Eso, para buscar votos, es una posición de arranque muy difícil y, a pesar de que se esté recuperando, es un blanco ideal para una estrategia de campaña en su contra.

 

 

Tiene los votos de la Unidad Nacional

Santos no solo tiene el apoyo de la gran mayoría de los congresistas de la Unidad Nacional, sino que también tiene el apoyo de sus bases.

Para el caso de Cambio Radical y el Partido Liberal, eso no sorprende. Santos está sintonizado con las ideas de esas franjas del electorado y no compite con candidatos que vengan de ellas. Por eso, que tenga más del 35 por ciento de los votos de quienes se identifican con esos partidos no es sorprendente.

Más notorio es que logra un resultado similar en La U, entre cuyas bases se supone que hay bastantes uribistas. Que Santos mantenga un liderato muy claro en ese electorado es una buena noticia para él - aunque en parte se deba a que muchos encuestados ya no se identifican con La U sino con el Uribe Centro Democrático.

Pero lo más llamativo es su apoyo entre los votantes que se consideran conservadores, pues en los escenarios de primera vuelta logra apoyos de más del 30 por ciento.

Eso le cae como anillo al dedo a sus aliados en el partido azul, que siempre se han enfrentado al argumento de que la base conservadora es uribista y no santista. Esta encuesta señala lo contrario.

 

...pero no le alcanzan para ganar en primera vuelta

En ninguno de los escenarios Santos alcanza el 40 por ciento de la intención de voto, y mucho menos la mitad más uno que requeriría para ganar en primera vuelta.

A diferencia de la reelección de Álvaro Uribe en 2006, cuando ya todo estaba jugado y eso le quitó fuerza (y financiación) a las otras campañas, por lo menos por ahora hay espacio para& que los demás candidatos sigan adelante, para que sus seguidores no se desanimen y para que los electores sientan que no todo está definido.

 

Tiene fuerza en las márgenes

La encuesta discrimina las respuestas en cuatro categorías: las grandes ciudades (con más de 900 mill habitantes), ciudades intermedias (entre 100 y 900 mil), pueblos (entre 20 y 100 mil) y pueblos pequeños (menos de 20 mil habitantes).

Curiosamente y apenas algunas semanas después del paro agrario, Santos es fuerte en los pueblos pequeños: en los escenarios de primera vuelta siempre tiene más del 35 por ciento de la intención de voto.

Aunque estos pequeños municipios solo suman unos 6,8 millones de votantes potenciales, la abstención suele ser menor que en las ciudades.

Su otro fortín son los estratos 1 y 2, que concentran la mayoría de los votantes. En ellos Santos siempre tiene una inteción de voto de más del 30 por ciento, por lo menos dobla al segundo y casi siempre supera al voto en blanco.

... y su clase sí lo siente traidor

Otro punto débil de Santos es que no tiene el apoyo de los votantes de las clases más altas (medidas por la encuesta como votantes de estratos 4, 5 y 6).

De hecho en casi cualquier escenario perdería frente a Zuluaga e incluso quedaría de tercero -detrás de Zuluaga y de Navarro- si compiten los tres con Clara López y Marta Lucía Ramírez.

Aunque en principio eso no sería muy preocupante, dado que los estratos altos ponen pocos votos, en ellos sí se concentran el poder económico y el de los opinadores.

Aunque Santos tiene buenas relaciones con muchos empresarios y con los grandes medios, su debilidad entre las clases altas podría cambiar eso. Y una cosa es hacer campaña con plata y con el apoyo de los cacaos, y otra es hacerla en contra de ellos.

 

Le va bien en el Caribe

En la costa Caribe Santos le saca una gran ventaja a cualquier otro: si se enfrenta solo a Zuluaga y López, llega al 48 por ciento de la intención de voto.

La región no solo tiene uno de cada cinco votos en el país, sino que históricamente es la de mayor participación electoral y es en la que más encuestados dicen que votarían.

Eso señala que su alianza con políticos costeños, desde los conservadores Roberto Gerlein y Efraín Cepeda hasta su cercanía con Fuad Char en Barranquilla, le ha salido bien.

Pero no en las grandes ciudades

En las grandes ciudades (Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla) Santos es muy débil. Esa noticia es mala porque suman unos 11 millones de votantes potenciales, más de un tercio del total de 30 millones de electores.

 

En dos de los escenarios (uno con Clara López y Óscar Iván Zuluaga, otro con López y Ramírez), Santos queda en empate técnico con la candidata del Polo; en otro con López, Zuluaga, Navarro y Ramírez, queda en empate técnico con Zuluaga.

Incluso, en una hipotética segunda vuelta con López, ella le ganaría en las ciudades.

En buena medida esto se debe el peso de Bogotá, donde en casi cualquier escenario de primera vuelta López logra un empate técnico con Santos, y le ganaría si se enfrenta solo contra él y contra Zuluaga o en segunda vuelta.

Aunque a Santos le va mejor en las ciudades intermedias, que suman unos 7,4 millones de votos, en las grandes ciudades es donde están los grandes medios y las grandes empresas, dos de los aparentes pilares del santismo.

 

Gana entre los sin partido

Una curiosidad es que Santos gana en la franje de quienes se declaran independientes o sin partido, donde hay más votantes que en cualquier partido.

Eso muestra que los llamados a que los independientes unan fuerzas alrededor de una tercería aún no han cuajado, no solo porque esa opción parece que se está desvaneciendo sino porque sus más porbables candidatos presidenciales (Navarro y Peñalosa) seducen menos a esa franja que Santos.

Incluso Santos logra un empate técnico con el voto en blanco en algunos escenarios, lo que muestra que no se trata solo de que los independientes no sepan por quién votar.

... y los va a necesitar en una segunda vuelta contra a Zuluaga 

Con un margen de error de 3.9 por ciento, la distancia entre Santos y Zuluaga para segunda vuelta es de apenas 10.1 en favor del presidente.

A Zuluaga solo lo conoce el 51 por ciento de los encuestados, y por eso tiene dónde crecer, además de que hasta ahora está arrancando campaña y dándose a conocer. En cambio un 95 por ciento ya tiene una opinión definida de Santos.

Por eso la ventaja no es amplia para este momento previo a la campaña.

 

Santos alcanza a arañar en el uribismo y en el Polo

En los escenario de primera vuelta el hoy presidente logra obtener más del nueve por ciento de los votos de quienes se declaran del Uribe Centro Democrático y más del 12 de los polistas.

Aunque en ocasiones esas cifras están por debajo del margen de error (y por lo tanto estadísticamente podrían quivaler a cero), en otros esenarios están por encima de éste y por lo tanto equivalen a poto real.

Ese es un dato que no resulta fácil de explicar pues el movimiento de derecha y el partido de izquierda han hecho una oposición clara y fuerte contra Santos, y esa respuesta se da incluso en escenarios donde están Zuluaga y López, sus candidatos.

En todo caso, eso muestra que la eventual candidatura de Santos no está confinada a un sector. Esa posición de centro recalca una de sus fortalezas. En una eventual segunda vuelta, es más probable que algunos (así sean pocos) uribistas voten por él contra López, o algunos polistas contra Zuluaga, a que las oposiciones de izquierda y de derecha se terminen apoyando.

 

... pero Óscar Iván tiene para dónde crecer

Zuluaga, que pinta como el contendor más fuerte de Santos, aún no logra jalar todo el voto uribista: en ningún escenario de primera vuelta se lleva el 50 por ciento de quienes se identifican con el Uribe Centro Democrático (que, por cierto, es el partido con más apoyo, el 19,8 por ciento de los encuestados, aunque en empate técnico con el liberalismo).

Si logra unificarlo detrás suyo, las cosas se podrían complicar para Santos. Como la encuesta se hizo entre cinco y diez días después de la sonada convención uribista, que dejó heridas en el movimiento, seguramente eso afectó los resultados. La pregunta es si Zuluaga (y, detrás de él, Álvarao Uribe) va a lograr superar esa fractura y capitalizar todo el voto uribista.

La otra ventaja es que, a pesar de no tener a todos los del Uribe Centro Democrático apoyándolo, logra pescar apoyos en otros lados. Aproximadamente la mitad, de hecho, vienen de otros lugares, particularmente La U y los conservadores (donde se quedaría con entre el 10 y el 20 por ciento de los votos).

 

Le va bien entre las mujeres

Santos tiene bastante fuerza en el electorado femenino. En todos los escenarios tiene un apoyo de más del 30 por ciento en primera vuelta. Incluso supera el 40 si no hay rival mujer (como contra Zuluaga y Navarro o Zuluaga y Peñalosa), más que el voto en blanco.

 

y mal entre los hombres

Aunque Santos gana en el electorado masculino, su ventaja es leve. En ningún escenario supera el 35 por ciento, y aún en el caso en que mejor le va (contra Clara López y Marta Lucía Ramírez, es decir, cuando es el único hombre) le gana el voto en blanco.

Al hacer click acá puede ver la encuesta completa.

Perfiles relacionados: 
Juan Manuel Santos Calderón
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2013-11-12 07:16

Pero Andrés; hay que tener en cuenta un factor. Si se compara con procesos electorales previos (entendiendo lo que son elecciones presidenciales colombianas) en ningún momento el Voto en Blanco se posicionó como la primera opción.

Que yo recuerde, y agradezco infinitamente confirmar, pues creo que susmercedes tienen más acceso a esa información, desde que leo encuestas, en 1998, el Voto en Blanco nunca había estado en primer lugar en las preferencias. Lo que había era cambios en las tendencias de intención de voto sobre los candidatos.

Hay que recordar, insisto, lo que ha pasado en algunos municipios donde se ha impuesto el Voto en Blanco o el caso de las elecciones al Parlamento Andino en donde éste fue mayoría.

Además, en estos casos, también se puede configurar que el Voto en Blanco se transforme en Abstención, aumentando aún más las tasas que tenemos en el país.

Sin embargo, vuelvo e insisto, es mejor analizar las encuestas cuando ya estemos "en campaña".

Mar, 2013-11-12 15:53

En los post, al no ser académicos, escribo como se me viene en gana. Lo único que hago es mantener los criterios de respeto y las políticas que han dicho aquí.

Páginas

Añadir nuevo comentario