Menú principal

Domingo Febrero 05, 2023

El alcalde Gustavo Petro acusó la semana pasada al Moir de estar detrás de las protestas violentas contra Transmilenio y pidió explicaciones al senador Jorge Enrique Robledo.

Foto: Juan Pablo Pino

El senador Robledo negó que estuviera detrás de las protestas, y anunció que citará a un debate de control político al alcalde. 

Foto: Juan Pablo Pino

Los disturbios en Transmilenio la semana pasada no sólo dejaron millones de pesos en pérdidas, varios heridos y decenas de personas presas. Destaparon una pelea política entre dos de las más grandes figuras de la izquierda en el país: el senador del Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo, y Gustavo Petro, el alcalde de Bogotá elegido por el movimiento Progresistas. Los dos ya venían peleándose los votos de la izquierda, pero la mayoría de las veces lo hacían por debajo de la mesa. Ahora, la pelea es peleando.

“Lo que pasó fue que, como en los duelos, Petro tiró un guante de desafío. Y Robledo lo tomó”, dijo a La Silla Aurelio Súarez, miembro del Moir y amigo cercano de Robledo.

El guante se lanzó el viernes cuando Petro anunció que detrás de las protestas violentas en Bogotá estaba el Moir, esta corriente de izquierda que pertenece al Polo Democrático y cuyo líder es el senador Robledo. Petro le pidió al Senador del Polo que respondiera por los desastres.

La Silla Vacía reveló el viernes que, efectivamente, algunos miembros del Moir participaron en las discusiones con el Distrito en los Comités de Usuarios planteados por Petro. Y ya que el Moir ha sido uno de los críticos activos de Transmilenio, no sorprendería que algunos hayan participado en las protestas. Pero por ahora, Petro no ha demostrado que los que participaron del Moir fueran los que echaron piedra y rompieron vidrios, ni que sea Robledo el líder que organizó los desastres. Por esto la acusación fue vista inmediatamente como un reto por el senador del Polo. Y decidió aceptar el duelo.

Por las anteriores acusaciones, Robledo dijo que está estudiando la posibilidad de poner una demanda por injuria y calumnia contra el Alcalde. También anunció que lo citará a un debate de control político en el Senado.

El capitolio, entonces, será el primer circo romano (o la primera arena) dónde se desarrollará este duelo, que promete continuar hasta 2014. 

 

 

 

La pelea por los votos de la izquierda

Petro y Robledo son quizá las dos figuras más importantes de la izquierda en este momento. El senador del Polo fue uno de los más votados en las pasadas elecciones legislativas: obtuvo casi 165 mil votos en 2010, de los cuales la mayoría fueron en Bogotá: 53 mil

Y Petro, después de separarse del PDA, logró obtener el segundo cargo ejecutivo más importante del país: la alcaldía de la capital, que ganó con 723 mil votos. Estos resultados, no sólo demostraron cómo estos dos grandes líderes de izquierda han sido claves para la capital, sino que les permitieron posicionarse como futuros candidatos presidenciales.

Aunque el Senador Robledo no ha dicho aún públicamente que se lanzará a la presidencia en 2014, sí ha dicho que lo está pensando seriamente y varios de sus amigos más cercanos han dicho a La Silla que lo más probable es que lo haga, ya que el Polo en este momento cuenta con pocas figuras políticas de alcance nacional (a excepción de la ex alcaldesa Clara López).

Petro, por su lado, ya ha dicho públicamente que no abandonará su cargo para aspirar a la Presidencia, cosa que sus amigos más cercanos no creen. “Si Gustavo ha conseguido los logros comprobables en los temas más importantes de Bogotá, pensar que no es una posibilidad que abandone el cargo no es realista. Él ha dicho públicamente que no lo va a hacer. Pero yo creo que eso lo define el momento político”, dijo a La Silla Alex Vernot, asesor muy cercano a Petro.

Pero ya sea personalmente o en cuerpo ajeno, Progresistas y El Polo se enfrentarán en 2014 en las urnas y Petro y Robledo estarán compitiendo por los votos de la izquierda que se dividieron cuando Petro salió definitivamente del PDA. Lo difícil, para Petro, es que Robledo le lleva ventaja política.

Por un lado, Robledo es senador, es decir, su deber es hacer política: generar debates, controversia, o hacer denuncias en el Senado. En cada entrevista que otorgue a medios nacionales o locales Robledo puede aprovechar para lanzar dardos a su competencia. En cambio, Petro ya es alcalde, lo que implica que no está habilitado para participar en política y que, si decide enfrentarse a Robledo, estaría incurriendo en un delito.

Por otro lado, Petro tiene como ventaja estar en el poder y, si efectivamente logra hacer una administración exitosa, más que denuncias fuertes en los medios, tendría resultados que mostrar y la posibilidad de presentarse como un gerente, cosa que no ha hecho el senador Robledo hasta ahora.

“Petro, si puede evitarlo, no va a ir al debate de Robledo, a menos que lo obliguen”, dijo a La Silla uno de los asesores del Alcalde. Para Petro, darle la oportunidad a Robledo de hablar en contra suya en el Congreso es darle la oportunidad de tener una vitrina en la que él, Petro, no puede responder sino enunciando conceptos técnicos pero no recordando la pelea política que tienen bajo la mesa desde hace varios años Robledo y Petro. 

Desempolvando la pelea

“Petro y Robledo son dos personas muy distintas, incompatibles”, dijo a La Silla el ex candidato presidencial Carlos Gaviria, quien es más cercano al senador Robledo y quien fue presidente del Polo Democrático cuando Petro y Robledo eran senadores. “Pero las peleas eran sobre todo en las reuniones de bancadas, había muchas diferencias entre ellos sobre todo en temas de política económica. No eran enfrentamientos parecidos a este”.

Petro y Robledo siempre lucharon desde orillas distintas de la izquierda. Robledo, siguiendo la doctrina del Moir, nunca apoyó la lucha armada y prefirió la academia en Manizales, dónde fue profesor pero también comenzó a liderar distintas organizaciones sociales (acompañó las luchas cafeteras en los noventa y también creó organizaciones sociales con productores de arroz en el Tolima o paneleros en Boyacá). Es más, Robledo estuvo tan concentrado en el tema del agro antes del Congreso, que cuando finalmente se lanzó a la política lo hizo con un movimiento llamado Unidad Civica Agraria.

Petro, en cambio, tomó el camino de la lucha armada y, aunque también se ha enfocado en temas agrícolas, la resolución del conflicto ha sido una línea clave que atraviesa su discurso. Por eso puso énfasis en el tema del despojo de tierras y la parapolítica en el Congreso. “Y la bancada del Polo lo felicitaba, pero nunca lo apoyó en las investigaciones”, dijo a La Silla un asesor de Petro.

Petro siempre criticó que el Polo no se pronunciara de forma más vehemente frente a los asesinatos de las Farc (cuando mataron a los 11 diputados del Valle, envió una carta al comité ejecutivo del Polo esperando una respuesta contundente de rechazo). Y el Polo, y entre esos Robledo, criticó que Petro, después de los debates por parapolítica, propusiera un acuerdo por la verdad con parapolíticos o paras en los que podrían llegarse a negociar las penas de quienes delinquieron, a cambio de que el país conociera la verdad.

En medio de estas tensiones internas, Petro y Robledo comenzaron a relucir en sus debates de control político y por su gran oratoria, pero cada uno por su lado. Asesores de ambas personalidades aseguraron a La Silla que nunca trabajaron juntos un proyecto de ley o prepararon un debate de control político.

Pero si bien la rivalidad entre ambos era obvia, en 2010 hubo un momento de amnistía. Por un lado, Robledo fue cabeza de lista para las elecciones al Senado y se dice que la razón por la que duplicó su votación fue que Petro no se lanzaba como su competencia (pasó de 80.000 votos a 165.000). Así mismo, Petro buscó el apoyo de Robledo durante las elecciones presidenciales y, al menos en Bogotá, fue Aurelio Súarez quién dirigió su campaña.

Pero después de que Petro destapara el cartel de la contratación en Bogotá y acusara, entre otros, al Moir de haberse quedado callado mientras que la corrupción se devoraba a la capital, la posibilidad de volverse a enfrentar quedó plasmada. Después de los disturbios de Transmilenio, ya no queda duda: Petro y Robledo se van a la guerra. 

Perfiles relacionados: 
Jorge Enrique Robledo Castillo
Gustavo Francisco Petro Urrego
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2012-03-12 19:00

Sería bueno que petro antes de mirar la paja en el ojo ajeno viera la viga en el suyo http://www.youtube.com/watch?v=vlUwl4Zomrs

Lun, 2012-03-12 18:24
Lun, 2012-03-12 18:15

No entiendo por qué tanto émfasis en que la izquierda está dividida, que no tiene madurez, que en fin, le falta mucho pelo pa' moña. Si uno mira a la derecha, los otros dos partidos están divididos en: liberales, conservadores, la U, cambio radical, PIN, Partido verde y no sé que más tendencias. Les falta también madurez? Si es así, desde hace 200 años no han podido madurar. Qué se puede esperar entonces? Nada, solo más de lo mismo.

Lun, 2012-03-12 18:37

Las "divisiones" al interior de la izquierda que entre otras cosas nunca ha estado unida es de naturaleza diferente a la existente entre los partidos tradicionales, sus disidencias y fracciones entre los que nunca ha existido una división seria e irreparable. Por la base social distinta que sustenta a unos y a otros y porque el recorrido por los lares del Poder de los partidos representantes del bloque de clases dominantes ha sido permanente. En tanto que la "izquierda" -y eso, algunos grupos- llegaron al Gobierno en Bogotá relativamente en un tiempo bastante reciente que comparado con las otras agrupaciones políticas es ínfimo, corto.
En los partidos tradicionales, las divisiones son superables; en los grupos de "izquierda" las consecuencias han sido catastróficas. En lo político y a veces hasta en lo existencial.

Lun, 2012-03-12 18:25

adhiero

Lun, 2012-03-12 18:03

Que molesto que La Silla Vacia reproduzca la reciente ideología que asegura que es necesario ser Gerente en lo público. Son muchas las columnas en donde se asume esto como dogma. Una ciudad, un departamento o un país no constituyen una empresa, y en consecuencia lo público no se rige bajo la misma lógica de lo privado. No se necesitan gerentes, sino políticos (así la palabra sufra de desprestigio). Hablo de políticos que justamente no pongan encima la "eficiencia" y "lo técnico" del criterio ético de la acción política. Todo, incluso "lo técnico", está ideologizado, porque parte de una premisa del "deber ser" y desde esa posición se define lo que debe o no debe hacerse. En verdad es perjudicial reproducir la idea que necesitamos gerentes en lo público...

Lun, 2012-03-12 17:58

Sería interesante que PETRO le ofreciera a los amigos del Arquitecto JORGE ROBLEDO
un cargo importante. Qué tal AURELIO SUÁREZ en la Secretaría de Movilidad o al frente de TRANSMILENIO ?. Ello contribuiría a dar una alta contribución de civilización politica y administrativa a esta pugna absurda. De no ser así, los adversarios que combaten tanto ROBLEDO como PETRO aprovecharán la oportunidad para desprestigiar, argumentando que todo es improvisación y populismo en el Gobierno de PETRO. Y que ROBLEDO está aupando las protestas que bien aprovechan el vandalismo o la intemperancia de grupos juveniles mal formados.
Ese ha sido el mal histórico de la "izquierda", el sectarismo y el dogmatismo. El aferrarse a esquemas que contienen "verdades" absolutas. La "izquierda" es antidemocrática y oportunista, exhibe casi siempre su falta de madurez y debe reparar su grave falta prestando personajes del mundo intelectual como por ejemplo CARLOS GAVIRIA DÍAZ.

Lun, 2012-03-12 18:26

debió ofrecerle mas bien la veeduria distrital.

Lun, 2012-03-12 17:45

Y el ganador en este duelo es... el narcoparaco N°1.

Lun, 2012-03-12 18:28

No creo es el principal perdedor de la contienda porque con el problema transmilenio el señor peñalozas su alfil es quien queda peor parado.

Lun, 2012-03-12 19:40

Pues es cierto, pero precisamente por eso "es importante no perder el norte de la cosa". Al margen de sus maneras distintas de manejar el asunto, tanto los "ptristas" como los "polistas" (uso esos dos términos a la carrera, para diferenciar) saben que el meollo del asunto es Peñalosa: fue él quien impuso a la fuerza y puso en marcha "el sistema" tal como està mal funcionando ahora. El es quien debe responder y eso estmaos todos de acuerdo, por en mala hora conviene dispersarse y enfrentarse por cuestiones de forma o utilizar métodos que, sean cuales sean, favorezcan a los operadores y a la extrema derecha.

Lun, 2012-03-12 17:42

Los debates que ROBLEDO ha dado en el Senado son importantísimos, han contribuido al destape de las profundas irregularidades e injusticias y delitos que a diario suelen cometer quienes debieran dar el mejor ejemplo como servidores públicos. Este Senador es decidido, habla cada que se le da la oportunidad, mostrando su verdadero perfil como opositor al TLC, principalmente y a otras políticas de los anteriores y del actual Gobierno. Los colombianos identifican a ROBLEDO como persona crítica y seria.
Los debates de GUSTAVO PETRO en el Congreso contra el paramilitarismo y contra la corrupción le han merecido el constante apoyo de los colombianos traducidos, sino en copiosas votaciones, sí en apreciables y dignos resultados electorales que terminaron llevándolo a la Alcaldía Mayor de la Capital de la República. Así que ambos tienen sobrados méritos como para no dar este espectáculo de mal gusto. Ambos apoyan las protestas y estamos seguros condenan el vandalismo. Entonces ?

Lun, 2012-03-12 17:20

Esa pelea, como dice CAMILA OSORIO AVENDAÑO, entre el actual Senador por el POLO, JORGE ENRIQUE ROBLEDO CASTILLO y el actual mandatario de los capitalinos debieran darla exponiendo sus ideas sobre la vida ciudadana, el Plan de Desarrollo de la BOGOTÁ HUMANA YA y los múltiples problemas de la Urbe que desde hace rato claman la más pronta solución posible. Son ridículas, no tiene decencia ni presentación esas acusaciones mutuas que nunca debieron situarse en el terreno de las intestinas pugnas políticas convertidas en gas letal para toda esa serie de grupos, grupitos y grupúsculos que son identificados con el mote de "izquierda". Como ligeramente lo referencié en mi folleto "DEDUCCIÓN DE IGUALDADES Y DIFERENCIAS": "El concepto de Izquierda...es aceptado y entendido con vínculos muy asociados a la crítica, a los cambios y casi siempre asimilado a lo que constituye el perfil propio de la oposición política". En esta reyerta ni se está haciendo política ni oposición.

Lun, 2012-03-12 17:10

Lastima q estos polos cada ves sean mas contrarios,mas opuestos,mas lejanos,con tanta credibilidad q tienen estos dos personajes y desperdiciarse asi,se imaginan estos manes junbtos trabajando en pro de la comunidad ? seria una loteria de premio mayor para el ´pais.

Páginas

Añadir nuevo comentario