Menú principal

Miércoles Enero 26, 2022

En la entrevista que publicó Semana el domingo pasado, el alcalde de Bogotá afirmó que “como visión, el Polo siguió el modelo de Peñalosa y Mockus. Y no es que sea negativo, sino que ya no es pertinente. Esta frase encierra una de las claves para entender el nuevo gobierno de Gustavo Petro.

Su Alcaldía significa el fin de un modelo de ciudad. Del modelo que comenzó con los gobiernos de Antanas Mockus y Enrique Peñalosa y que luego siguieron -con ajustes- 'Lucho' Garzón y Samuel Moreno.

Y aunque no ha especificado los detalles de esa nueva visión en cada una de las áreas, de lo que ha dicho y del tipo de personas que nombró en su gabinete es claro que le apuesta a un modelo donde lo participativo tendrá más primacía que lo técnico, donde se privilegiarán los microproyectos a los macroproyectos y donde el Estado asumirá un mayor rol en la ejecución de su visión de ciudad.

Estos son los ejes del nuevo modelo de ciudad con el ganó Petro la Alcaldía.

 

De la primacía de lo técnico a la de lo participativo

En el modelo anterior, los técnicos mandaban la parada. Ahora la voz de los ciudadanos será más escuchada, según varios puntos de las propuestas de Petro.

El proceso de planeación del presupuesto de Bogotá pasará de ser un proceso a puerta cerrada y con gran carga técnica, a tener una participación mucho mayor de la ciudadanía. Y ése será quizás el mayor cambio de todos los que ha propuesto Petro hasta ahora.

Petro propuso convocar cabildos abiertos para definir el Plan de Desarrollo, el Plan de Ordenamiento Territorial y el presupuesto distrital. Y se fijó como meta que un millón de bogotanos participen y que el presupuesto participativo, en el que pueden incidir, pase de 150 mil millones a 4 billones de pesos en un presupuesto que se acerca a los 12 billones.

Esa visión más participativa también se concreta en otros asuntos, como el de la renovación urbana. Mientras las administraciones anteriores realizaron proyectos urbanísticos como las el de Estación Central, un mega proyecto de renovación que forma parte del Plan Zonal Centro de la alcaldía de Moreno, Petro ha hablado de una ‘redensificación y revitalización del centro’ en el que sean los mismos vecinos los que propongan proyectos más pequeños, en alianza con firmas constructoras propuestas también por ellos. Así lo explicó en entrevista con Yamid Amat  “se asocian personas dueñas de sus casas con un constructor, se hace un proyecto de edificios, pero para que se libere espacio público y para que se pague plusvalía. Se va a edificar más, para que la gente que vive ahí siga viviendo ahí y gane en el negocio de la construcción”.

De los macroproyectos a los microproyectos

Petro también le apuesta a que el desarrollo de la ciudad se haga con base en más proyectos pequeños que en unos cuantos macroproyectos, lo que no sólo le deja más juego a los ciudadanos, sino que también le abre más espacio a las pequeñas empresas.

Un caso es el de la revitalización urbana. En lugar de megaproyectos, Petro ha propuesto que sean pequeños grupos de vecinos los que propongan cómo renovar su manzana. Eso significaría pasar de unos cuantos grandes proyectos a decenas o centenares de pequeños proyectos.

Y también significa un cambio en la forma de abordar la construcción de vivienda de interés social. La gran apuesta hasta ahora han sido los proyectos grandes que lidera Metrovivienda, como las ciudadelas El Provenir y Nuevo Usme. Petro, en cambio, propone que sean los pequeños proyectos barriales el principal mecanismo para construir nuevas viviendas en la ciudad.

Esta misma lógica se aplicará a la reconstrucción de la malla vial. La directora del IDU, María Fernanda Rojas, señaló que la entidad a su cargo pasaría de hacer pocos contratos grandes a muchos contratos más pequeños, como forma de “blindarse” contra el daño que puede  producir el incumplimiento de un contratista y para acercarse más a las necesidades locales.

Esto marca un claro contraste con las grandes contrataciones de los últimos alcaldes: el macro contrato de Mockus con los mexicanos de ICA para hacer el mantenimiento de toda la malla vial de Bogotá o los seis contratos que entregó Samuel Moreno para ese mismo fin serían cosa del pasado.

Del estado supervisor al Estado ejecutor

Otro de los grandes ejes de cambio es que Petro propone pasar de un Estado que vigila que los privados presten servicios esenciales, a uno que directamente se encargue de esos servicios.

Un caso es el de la educación. Para ampliar la cobertura y mejorar la calidad de la educación, entre 1999 y 2005 el Distrito -bajo Mockus y Peñalosa- concesionó el funcionamiento de 25 nuevos colegios públicos a instituciones educativas reconocidas, como Cafam, el Colegio Salesiano, y la Alianza Educativa de los colegios Los Nogales, San Carlos y Nueva Granada y la Universidad de Los Andes.

Otra estrategia fue pagarle a colegios privados para que recibieran a estudiantes de escuelas públicas, los llamados cupos por convenio. Según datos de la Secretaría de Educación de agosto pasado, el cuatro por ciento de los niños matriculados en la educación pública de la ciudad estudiaban en colegios por concesión y en los privados con convenio el 13 por ciento.

Petro se ha manifestado en contra de estas dos modalidades, lo que ha sido objeto de críticas de diferentes lados, desde Enrique Peñalosa hasta Salomón Kalmanovitz, pasando por expertos como Felipe Barrera. Otros funcionarios de su gabinete también se oponen a ellos, como Consuelo Ahumada. Pero hasta ahora no hay un anuncio definitivo del alcalde o del Secretario de Educación, Óscar Sánchez, en este punto. “Las evaluaciones son todavía muy preliminares”, le dijo Sánchez a El Tiempo.

Otro ejemplo es el de las empresas de servicios públicos. El miércoles, durante la asamblea de la ETB en la que se renovó su junta directiva, Petro anunció que esa empresa no se privatizará ni buscará un socio estratégico y que el Distrito mantendrá el control.

El nuevo rumbo de la ETB ya llevó a la salida de su presidente, Mario Contreras. Y, mientras que el anterior gerente de la EAAB, Luis Fernando Ulloa, se despidió el primero de enero anunciando que la empresa estaba lista para entrar en bolsa (es decir, dejar de ser totalmente pública), nada se ha dicho sobre esa posibilidad en la nueva administración y es improbable que lo haga.

Esta visión de los servicios públicos que rompe con los lineamientos que le habían dado los alcaldes anteriores: en 2003 Mockus realizó un proceso de emisión de acciones para inversionistas privados, con el que la ETB se convirtió en una empresa de capital mixto, y en los últimos años Samuel Moreno buscó un socio estratégico.

La idea de Petro es fusionar estas empresas públicas o crear una compañía holding que maneje los intereses del distrito en las tres, pero de cualquier manera, que el Distrito tenga un mayor control. 

 

(Foto portada: Juan Pablo Pino)

Perfiles relacionados: 
Gustavo Francisco Petro Urrego
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2012-01-14 22:03

Mucho veneno y mucho irrespeto en su comentario. Cuando alguien se queda sin argumentos para sustentar sus ideas, usa el recurso de degradar y descalificar a su contradictor. Yo también podría decir que su comentario se debe a que usted forma parte de ese grupo de zánganos corruptos a los que se les está acabando el negocito de las grandes contrataciones en Bogotá. Pero no sé quién es usted y menos cuáles son sus motivaciones. Por eso prefiero exponer mis ideas y no promover intolerancias.
Coincido con usted en que va a ser muy interesante mirar un modelo de desarrollo a partir de microproyectos. Y recuerde que la administración de Petro contempla esa metodología para un conjunto de temas. Para otros, y para su satisfacción, está contemplado el manejo de macroproyectos, no sólo en términos de cuantía y de productos, sino también en términos de tiempo: se está construyendo una ciudad sostenible y de calidad para varias décadas.

Vie, 2012-01-13 18:47

Este escrito es suficiente y sirve como punto de partida para hacer una investigación más seria respecto del tema de la visión de ciudad.

Vie, 2012-01-13 18:17

Lo sencial es que el modelo que se venia desarrollando ya no es "pertinente". Eso significa que se hace necesario un cambio. Los anteriores alcaldes se enfocaron en aquello que los neoliberales o los capitalistas salvajes eufemísticamente llaman "democracia", es decir la tambien falsa idea de que concentrando el capital en manos privadas, por inercia se beneficiaría la ciudadanía. La realidad nos muestra que en realidad no hay un gran beneficio pues la educación de calidad no llega, la plena salud tampoco llega así se hable de una amplia covertura, el salñrio mínimo se lo ganan un elevado porcentaje de los capitalinos, el desempleo y subempleo siguen creciendo así usen estadígrafos que ocultan la realidad, los megaproytectos enfocados en la "movilidad" están enfocados al transporte de mercancías y empresarios, en fin, quienes salen a criticar a Petro sin haber arrancado en concreto solo defienden sus intereses con trasfondo económico.

Vie, 2012-01-13 16:26

Mas que si el modelo Mockus-Peñalosa es mejor o no que el modelo Petro, lo mas importante sería que escogieramos uno de los dos u otro distino, pero para largo plazo, después de analizar bien cual es el mejor... si cada poco tiempo estamos cambiando de modelo, simplemente no lograremos nada... el cambio de rumbo debería ser posible solo después de un análisis profundo y sustentado... el sistema actual de elección de personas para gobernarnos, se parece a ir en un bus y cada cierto número de cuadras cambiar de conductor con el problema de que el nuevo piloto nos quiere llevar a un destino distinto... si seguimos asi no vamos a llegar a ningún lado... por eso aunque parece utópico, yo preferiría que eligieramos programas y no personas, asi llegaríamos mas fácilmente a algún lado... si en el bus que vamos, unas cuadras vamos hacia el sur, otras hacia el oriente, otras para otro lado distinto, pues terminamos perdidos en medio de la nada y no llegamos a ningún buen puerto nunca...

Vie, 2012-01-13 16:21

Desde mi punto de vista, aún se está escapando parte de lo más esencial que tiene el modelo de Petro.
No creo que sean excluyentes un modelo participativo y un modelo técnico. Es que dentro de la ciudadanía hay técnicos, en el sentido en que ustedes lo manejan, es decir, en el sentido de "expertos". En realidad, "lo técnico" es la aplicación de un conocimiento para la resolución de un problema específico; y el conocimiento no es sólo el que imparten en las universidades: también hay un conocimiento empírico, el que se acumula con la experiencia y la formación no institucionalizada. En ese orden de ideas, que el proceso sea participativo no implica que no vaya a ser técnico. Todo lo contrario: garantiza un manejo más técnico, en tanto combinan diversos saberes. El reto está en eso precisamente: en la manera como se establezcan esas sinergias y se logre sintetizar esos saberes en productos concretos.

Vie, 2012-01-13 16:42

Bat, estoy de acuerdo que lo técnico y lo participativo no son excluyentes. Pero sí son dos énfasis distintos, y eso fue lo que quisimos decir: por eso hablamos de el énfasis en lo uno o en lo otro. Personlamente estoy de acuerdo en que combinar las dos cosas es un gran reto.

Vie, 2012-01-13 19:29

Tienes razón. Es cuestión de énfasis.

Muy buen artículo en todo caso.

Vie, 2012-01-13 16:29

Por otro lado, hay un factor escencialmente distinto en esta alcaldía y tiene que ver con el modelo de mercado que venía primando en Bogotá. El modelo que ha imperado es neoliberal y esto, entre otras cosas, significa que se privilegia el mercado, la iniciativa privada, sobre lo público y la actividad del Estado. Hasta ahí estamos de acuerdo. En la visión que yo he podido captar de Petro, la gran diferencia que veo ahí es la de que él actuará como Estado en el proceso de DISTRIBUCIÓN y REDISTRIBUCIÓN del ingreso como elemento de la actividad económica. El punto no es el holding en las empresas públicas; el punto es la forma como eso va a incidir en los ingresos de los bogotanos, si se llega (como personalmente espero que se llegue) a una reducción de tarifas. El punto no es la modalidad de vehículos que se empleen, sino el efecto que eso puede llegar a tener en el bolsillo de los ciudadanos y, de paso, en las generaciones futuras.

Vie, 2012-01-13 16:52

En cuanto al punto del modelo de Estado, no había visto que podía llegar hasta allá, y me parece muy interesante. Por ahora no ha incidido en los ingresos, pero lo tendré en cuenta para futuras notas. un saludo.

Vie, 2012-01-13 16:34

Personalmente, creo que uno de los más agudos y feroces debates se nos va a venir encima cuando Petro dé vida al "Banco Muisca". Cuando ese banco estatal comience a competir, con su propia visión, con la banca tradicional, creo que ahí sí se va a armar el zaperoco y va a quedar claramente establecido un nuevo modelo de mercado.
Para no alargarme más, indico simplemente que los mismos "expertos" han señalado que ya no hay izquierda ni derecha como tales, sino dos modelos enfrentados: uno que privilegia la sociedad y otro que privilegia el mercado. ¿Quién manda, la sociedad o el mercado? ¿Quién toma las decisiones, la sociedad o el mercado? ¿Para quién se gobierna, para la sociedad o para el mercado? Ese es el asunto de fondo.

Vie, 2012-01-13 15:56

Jajaja, ustedes de verdad piensan que Salomón Kalmanovitz (escritor del nuevo anecdotario, perdón de la nueva historia económica de Colombia) es un experto? Lo mismo que Felipe Barrera que lo único "serio" que hizo fué estudiar en Maryland y luego ganarse un puestico en el Banco Mundial?

Vie, 2012-01-13 17:00

Iván, nosotros no decimos que Kamanovitz sea un experto. En cuanto a Barrera, sí decimos que lo es: y con su currículo que se puede ver en http://ideas.repec.org/f/pba426.html o en http://201.234.78.173:8081/cvlac/visualizador/generarCurriculoCv.do?cod_... , yo no veo por qué no califica como experto. Más que el "puestico" en el Banco Mundial, lo relevante es que es profesor asistente en la escuela de posgrados en educación de Harvard, y que tanto en el Banco Mundial como en la Universidad ha trabajado en investigaciones sobre la educación en diferentes países del mundo.

Vie, 2012-01-13 18:59

Harvard no es sinónimo de seriedad académica por antonomasia. Uno puede ser un epígono intrascendente de alguna nueva tendencia á la mode y sin embargo venir a descrestar calentanos con tesis doctorales que no tienen ningún impacto o trascendencia académica real en el grueso de la comunidad y en la disciplina que se estudie. La mayoría de los honorarios "intelectuales" son producto de los acuerdos burocráticos o los juramentos a una doctrina de intereses particulares. Muchos investigadores pasan como investigadores cuando son parte del organigrama o en el peor de los casos cuando tienen el organigrama a su disposición y en la mayoría de los casos ellos solo son los portadores comunicativos. Merito intelectual? no veo ninguno. Posiblemente simple y estéril ñoñería. En ese caso, prefiero a Kalmanovitz, al menos él es menos burócrata. Además, el argumento de validez por "autoridad" suele ser el peor.

Páginas

Añadir nuevo comentario