Menú principal

Martes Diciembre 07, 2021

?plaza_de_toros

La semana pasada la fundación Anima Naturalis recusó a Mauricio González, magistrado de la Corte Constitucional, para que se aparte de la discusión de una tutela que podría volver a traer las corridas de toros a Bogotá. La recusación nació muerta y por ello, Gustavo Petro está cerca de perder una de sus victorias simbólicas.

Una de las decisiones más sonadas de Petro fue terminar el contrato que tenía el Distrito con la Corporación Taurina de Bogotá que le permitía usar la plaza de la Santa María para hacer corridas de toros. Aunque desató una fuerte polémica, el alcalde de Bogotá le cumplió su palabra de campaña a los grupos animalistas y, con un costo relativamente bajo, ganó una pelea que desde el principio marcó una identidad propia para su administración.

A pesar de que muchos calificaron su medida como arbitraria o como una alcaldada -como la llamaron Jaime Castro y Antonio Caballero - ;la decisión lleva casi un año y medio ejecutándose. Pero desde el mismo día que la tomó, empezó una pelea jurídica entablada por la Corporación para revocar la decisión.

La decisión llegó vía tutela a la Corte Constitucional y está a punto de caerse

La pelea

Mauricio González es el ponente de una tutela que presentó la Corporación Taurina contra la decisión de Petro, que ya pasó por dos juzgados, y que llegó a la Corte en enero.

Oficialmente el proyecto de fallo de González está listo desde mayo, pero hasta ahora no se ha discutido. Aunque en estos meses el proceso había perdido relevancia, se volvió a calentar hace algunas semanas cuando Anima Naturalis pidió que la tutela pasara a la Sala Plena.

Esa solicitud no se discutió, pero la fundación hizo otra movida: presentó una recusación contra González porque, a su juicio, el magistrado ya había manifestado su posición a favor de las corridas de toros en una entrevista de radio en 2010.

La entrevista la dio González a la emisora ibaguereña Ecos del Combeima y se puede oir acá. En ese entonces, la Corte estaba debatiendo una acción de inconstitucionalidad contra le ley que reglamenta las corridas de toros. González no participó de la discusión porque estaba de de comisión de estudios, y por eso pudo hablar del tema con la emisora sin tener que declararse impedido. Su posición es que las corridas de toros eran constitucionales.

El reglamento de la Corte Constitucional es muy claro que las recusaciones no son válidas en las tutelas. Eso quiere decir que, sin importar el peso de sus argumentos, Anima Naturalis no va a lograr que González sea recusado, pero sí le pone presión para que eventualmente se declare impedido.

La Silla supo que el magistrado González ya le mandó el audio de las declaraciones a sus colegas por iniciativa propia y que el martes discutirán este impedimento. El magistrado dijo que también le va a responderle directamente a Anima Naturalis. Aunque González dice que está abierto al debate, su posición inicial es que como el debate de la constitucionalidad se zanjó con con la sentencia C-666 de 2010, no estaría impedido para fallar la tutela que le llegó ahora puesto que el problema jurídico tiene que ver con la constitucionalidad del acto administrativo de la Alcaldía para terminarle unilateralmente el contrato a la Coporación Taurina y no con la constitucionalidad de las corridas de toros, tema sobre el que ya se pronunció la Corte hace dos años.

Todo eso indica que la recusación no va a prosperar, y que la Corte tomará pronto una decisión.

¿Para dónde va la Corte?

La Silla Vacía no pudo conocer la ponencia. Pero la tutela de la Corporación alega que la Alcaldía les violó dos derechos fundamentales: el debido proceso y el derecho a la libertad de expresión. Sobre ambos temas ya hay jurisprudencia de la Corte y González ha tenido una posición consistente en ambos aspectos.

Frente al debido proceso, González siempre ha argumentado que los temas contractuales e indemnizatorios no son tutelables porque para ello existe la vía del Consejo de Estado. Entonces, es improbable que la Corporación vaya a conseguir que la Alcaldía los indemnice por la terminación unilateral del contrato.  Sin embargo, según supo La Silla, la ponencia del magistrado sí considera que hay una violación a la libertad de expresión.

La lógica de ese argumento es la siguiente. La sentencia C-666 reconoce las corridas y las peleas de gallos como manifestaciones de una tradición cultural en algunas regiones, pero exige que no se promuevan en las zonas donde no tienen arraigo cultural y ordena que a futuro se reduzca o se elimine el sufrimiento de los animales.

Esa última orden es aquella con la que Petro ha defendido su decisión. Pero aparentemente la ponencia no la avala, pues señala que esa instrucción está dirigida al legislador y no a una autoridad ejecutiva como el Alcalde. Es decir, que la orden de la Corte es que las futuras leyes deben asegurar que se reduzca el sufrimiento de los animales.

El otro argumento central de la ponencia parte de la jurisprudencia de la Corte que dice que las expresiones artísticas y culturales, como las corridas, son una manifestación de la libertad de expresión, y una libertad que solo puede restringir el legislador. Como las corridas están reglamentadas por ley, el legislador ya se expresó, e incluyó la muerte del toro en su definición de corrida.

Está la pregunta de si prohibir el uso de la plaza de toros equivaldría a atentar contra la libertad de expresión. Según supo La Silla, el sentido de la ponencia es que sí la violaría así como violaría la libertad de expresión de los periodistas prohibir la importación de papel con el que se hacen los periódicos.

Esa posición de González probablemente sea sostenida por sus compañeros de sala de tutela, los magistrados Gabriel Eduardo Mendoza y Luis Guillermo Guerrero, ambos de línea conservadora.

Mendoza participó de la decisión de la sentencia C-666, en la que salvó parcialmente el voto. A su juicio, la Constitución no protege a los animales de tratos inhumanos o degradantes, y por eso la Corte ha debido declararse inhibida. Aunque el debate en la tutela es otro, esa posición del magistrado lo lleva a no incluir en la discusión la eventual violación de otros derechos (como los de los animales), que podrían cambiar el sentido del fallo.

Guerrero no era magistrado titular en ese momento, y por lo tanto no participó en sala plena. Pero era el principal magistrado auxiliar de Mendoza y muy probablemente participó en la elaboración de ese argumento.

Además el apoderado de la Corporación Taurina en la tutela es el ex magistrado Rodrigo Escobar Gil, una figura clave en la llegada de Guerrero a la Corte. Los dos son conservadores y javerianos, y Escobar fue quien lideró la campaña de Guerrero para la Corte Constitucional y fue clave en el lobby a favor del hoy magistrado en el Congreso, como contó La Silla.

La Silla supo que lo más probable es que la decisión se tome en las siguientes dos semanas. Con el sentido de la ponencia y el perfil de los otros dos magistrados, lo más probable es a Petro se le venga un golpe de opinión antes de terminar el año puesto que, aunque su decisión constituye una interpretación plausible de la sentencia de la Corte,muchos medios -donde la influencia taurina es grande- probablemente usarán el fallo para señalar que acabar con las corridas fue una arbitrariedad del alcalde. Además, se quedaría sin piso una de las pocas decisiones que, aunque polémica, ha tenido un impacto evidente en la ciudad, en contraste con los proyectos de más largo plazo (como la revitalización del centro, los metros pesado y ligero o la construcción de jardines infantiles) cuyos resultados están en veremos.

Para los animalistas (y los toros) será también una estocada.

Perfiles relacionados: 
Gustavo Francisco Petro Urrego
Luis Guillermo  Guerrero
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2013-11-19 18:22

Según el relato de LSV es cosa juzgada y nada que hacer; la clase mas chirriada capitalina a seguir tomando licor a ritmo de muleta, toros, muerte y ..oleé.

Mar, 2013-11-19 17:48

la estocada ya la dio petro que empezo a remodelar la plaza de toros y demora como un año. mientras tanto ya veremos si esa desicion de la corte queda totalmente en firme.

Mar, 2013-11-19 17:23

Nos jodimos.

Páginas

Añadir nuevo comentario