Menú principal

Martes Noviembre 30, 2021
8000 toneladas de basura es la cantidad de desechos que aproximadamente 7 millones de Bogotanos producen  a diario. Sin embargo sólo 6.200 toneladas llegan al relleno sanitario Doña Juana ya que el resto es recuperado por los recicladores.

 

Hace unos días, Gustavo Petro anunció que para diciembre la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) se encargará de recoger la basura y ofrecerá tarifas más bajas a los ciudadanos. Es una medida coherente con su visión de que el Estado preste los servicios públicos directamente, pero en este caso pone en riesgo el futuro de la basura en Bogotá.

 

Esta propuesta, que será debatida hoy en el Concejo, ha causado controversia porque para algunos equivale a resucitar a la Edis, la Empresa Distrital de Servicios Públicos que colapsó, creó emergencia sanitaria y tuvo que ser liquidada en 1996. También, porque implicaría romper con el esquema de aseo que ha venido utilizando Bogotá desde la última licitación en el 2002. Y sobre todo, porque parece una medida improvisada ya que contradice otras decisiones del mismo Alcalde frente a las basuras.

El alcalde Gustavo Petro prometió que en diciembre el Distrito recogerá la basura. Pero aún le falta ingeniarse cómo va a incluir a los recicladores en el proceso.
La Corte Constitucional ordenó a La Alcaldía a incluir a los recicladores en el sistema de aseo de Bogotá y de remunerarlos por una actividad que llevan desempeñando desde hace décadas sin reconocimiento alguno.
El director de la CRA, Alejandro Gualy le dijo a La Silla que lo más recomendable es un sistema de áreas de servicio exclusivo. Sin embargo, hasta que la Uaesp no presenté un informe completo la CRA no podrá aprobar ninguna de éstas áreas.

Desde la muerte de la Edis, Bogotá lleva contratando con empresas privadas que recogen la basura en los lugares que le son asignados y en los que ha sido dividida la ciudad. Este sistema, llamado áreas de servicio exclusivo (ASE), pretende evitar que las empresas entren a competir por la basura en los barrios más ricos y zonas industriales donde se produce la basura más reutilizable y que ninguno la recoja en los barrios más pobres. Así se asegura que todos los ciudadanos tengan el servicio.

El último contrato de concesión con las empresas Ciudad Limpia, Lime, Aseo Capital y Atesa se firmó en 2002 y venció en el 2010. La ciudad tenía la obligación de abrir una nueva licitación pero como lo contó La Silla, en diciembre de 2011 la Corte Constitucional tumbó la presentada por Samuel Moreno porque tenía muchas irregularidades y no incluía realmente a los recicladores, como lo había ordenado esta corporación.

Entonces, la ciudad ha seguido en orden a punta de prórrogas y dos declaratorias de urgencia manifiesta. Pero ya no podrá seguir así. El Contralor Distrital, Diego Ardila, quien tiene que aprobar este tipo de medidas, ya declaró que esta situación tiene plazo hasta diciembre. Según él, la urgencia manifiesta se creo para solucionar "hechos imprevistos que creen una abrupta suspensión del servicio o lo amenacen, no para subsanar deficiencias y falta de planeación de unos funcionarios que se quedaron con los brazos cruzados".

La alcaldía de Petro heredó el problema que huele mal, pesa 6.200 toneladas al día y tiene que solucionarlo en cuestión de meses. Sin embargo, no parece tener un proyecto claro para lograrlo.

El 30 de julio la administración de Petro le presentó a la Comisión Reguladora de Agua Potable y Saneamiento Básico un estudio previo a la licitación, en el que solicitaba la creación de 12 áreas de servicio exclusivo, el doble de las que existen hoy. Sin el visto bueno de la CRA no se puede establecer ninguna de las áreas ni comenzar la licitación.

Pero hace unas semanas, la CRA le devolvió el estudio a la Uaesp porque estaba incompleto. “No había un modelo financiero que estableciera por qué 12 áreas de servicio exclusivo eran sostenibles, no se incluían a los recicladores y aunque decían que no se llevarían escombros a Doña Juana no se explicaba qué iban a hacer con ellos,” le dijo Alejandro Gualy, director de CRA, a La Silla.

Hasta que no presenten un nuevo estudio no podrá comenzar el proceso de la licitación.
Después de la negativa de la CRA, la Alcaldía tiene dos caminos y ninguno de los dos es ideal.

El primero es seguir con la licitación, volver a presentar los estudios a la CRA y que en diciembre, la empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá entre a competir contra las empresas privadas por la asignación de un área de servicio exclusivo.

Adriana Ruiz-Restrepo, veedora de la sentencia de la Corte Constitucional que le da derecho a los recicladores a ser parte del sistema, dice que esta medida es muy cuestionable, pues la Alcadía acabaría siendo juez y parte ya que la Alcaldía hace los pliegos y también adjudica las concesiones.

Esta posición la comparte Gualy. “Si se lleva a cabo la licitación con áreas de servicio exclusivo, la Empresa Pública de Bogotá tendría que competir con los operadores privados para ganar el contrato. Esto sin tener en cuenta las posibles incompatibilidades que habría en un caso donde la Empresa Distrital que compite por el contrato conoce los pliegos de antemano”.

Si la  Empresa Distrital compite con los privados, no se puede asegurar que ganaría el contrato y que no perdería la inversión millonaria que tendría que hacer para dotar la empresa de los equipos y la tecnología necesaria para demostrar que puede prestar el servicio (salvo que subcontrate con empresas privadas, lo cual sería ilógico si lo que busca Petro es que los servicios públicos vuelvan a manos del Distrito).

La otra posibilidad es que la Alcaldía elija el sistema de libre competencia donde todas las empresas, incluyendo la pública que prometió Petro, buscarían sus rutas y competirían entre sí sin el control que garantizan las áreas de servicio exclusivo.

Según los expertos, este escenario sería muy desfavorable. Bajo este esquema sería muy difícil controlar a las empresas y llevar a cabo el plan de inclusión de los recicladores, el cual ya presentó la Alcaldía y fue aprobado por la Corte Constitucional en marzo.

La realidad

Pero a pesar de las declaraciones del Alcalde y de la controversia suscitada, la realidad es que en la Uaesp aún no saben qué modelo van a escoger ni cómo será el sistema de basuras a partir del próximo año.

Henry Romero, nuevo director encargado de la Uaesp y el tercero que ha habido este año, le confirmó a La Silla que el 18 de diciembre entrará el nuevo modelo de aseo. Pero  también dijo que hasta ahora estaban evaluando cuál era la mejor opción para Bogotá: “Las áreas de servicio exclusivo son solo una de las alternativas. También está la prestación directa por parte del municipio o la libre competencia”.

Sin embargo, si se deja a un lado el sistema de Áreas de Servicio Exclusivo y se adopta la libre competencia, Petro tendrá que responder por el sistema de información (SIISA) que compró la alcaldía de Samuel Moreno por la suma de 60 millones de dólares.

Este sistema pretende medir en tiempo real la cantidad de basura que recoge cada camión y sólo tiene operatividad si se mantienen las concesiones con las empresas privadas.

Y por último, está el tema de los recicladores. La Corte Constitucional estableció en el 2003 y lo reiteró en 2011, que los únicos que pueden recoger el material reciclable  son los recicladores -que evitan que unas 2 mil toneladas de desechos reciclables lleguen al relleno sanitario cada día sin que se les pague por este servicio- y que por esta actividad tienen que ser remunerados.

El plan de inclusión busca garantizar que los recicladores tengan acceso exclusivo al material reciclable. Pero en un esquema de libre competencia, al Distrito le quedaría imposible garantizar que las empresas respeten la recolección del material reciclable por parte de los recicladores. Máxime cuando se calcula que es un negocio de 2.5 billones de pesos de ingresos durante los 8 años de servicio.

Mientras el reloj sigue corriendo no hay infraestructura para la prometida empresa pública, no se han aprobado las áreas de servicio exclusivo y la licitación está lejos de comenzar. En diciembre se termina el periodo de urgencia manifiesta y al paso que vamos, en enero habrá libre competencia.

Perfiles relacionados: 
Gustavo Francisco Petro Urrego
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2012-09-10 13:37

La verdadera discusión de hoy en Bogotá no se trata de privatizar o no. Desde 1991 se decidió por quienes fueron constituyentes mas allá de privatizar o no que los servicios públicos domiciliarios, entre ellos el de aseo, está regido por regla general por el esquema de la libre competencia económica (competencia en el mercado) y solo excepcionalmente podía ser contratado cuando fuere indispensable para extender la cobertura a los usuarios de menores ingresos (competencia por el mercado). Este tema por mucho que se discuta por el alcalde o los prestadores privados o nosotros solo se puede cambiar previa reforma constitucional y legal. En Bogotá desde 1994, año en que entro en vigencia la ley 142, se presta el servicio bajo el esquema de excepción mencionado (contratos). La propuesta del alcalde parece ser la de aplicar el libre mercado en donde públicos y privados pueden competir y no caben contratos.

Lun, 2012-09-10 11:41

Interesante el articulo......para darse cuenta que en Colombia no se puede organizar ni una desorganizada. Que complique es recoger la basura?....y los recicladores que por ley tienen derecho ???? a reciclar ????como se acepta eso?...pero bueno ya esta aceptado, ahora por ley la ciudadania pone en bolsas especiales el recicle, este se recoge y se lleva a centros de reciclaje donde trabajan los recicladores...en vez de estar andando las calles todo el dia urgando en las basuras. Pero n o, en Colombia se volvio mafia, se volvio rollo, y ahora lo unico que falta es que Uribe tweetie sobre esto....si no pueden arreglar este "tremendo" problema por lo menos copiense de un metodo que funcione en otra parte del mundo, para esos no somos vivos ni echados pa'elante....dejen trabajar al alcalde y no jodan mas...por favor.

Lun, 2012-09-10 14:00

Tengo el convencimiento personal de que al alcalde lo asisten intereses superiores y quiere acertar en el tema del aseo, como en otros. Lamentablemente en mi modesta opinión carece de un equipo competente y de claridad para dirigir una acción adecuada al respecto. De ello se aprovechan los actuales prestadores. Recuerde que uno de ellos (Aseo Capital) en la licitación fallida de la administración Moreno tuvo el descaro público de ofrecer más del 70% de sus utilidades para los recicladores, solo para lograr el mayor puntaje. Obviamente era una farsa!

Lun, 2012-09-10 13:43

Lo peor es que ya estaba solucionado el problema del pésimo servicio que la EDIS prestaba. Bastaba ir ajustando el esquema a las realidades de hoy, como por ejemplo incorporar a los recicladores de forma humana en el mismo. Pero lamentablemente las administración de Luis Eduardo Garzón, Samuel Moreno y Clara López no hicieron su tarea bien. De hecho no hicieron la tarea. La administración de Petro heredó esta grave situación pero después de 9 meses de estar al frente no solo han repetido los mismos errores (urgencias manifiestas y prorrogas) sino que la tarea presentada a la CRA sacó 0.

Páginas

Añadir nuevo comentario