Menú principal

Domingo Octubre 17, 2021

La improvisación en el caso del servicio de aseo en Bogotá, que como era previsible tiene en riesgo la permanencia del Alcalde Gustavo Petro en Bogotá, ha servido para llamar la atención sobre lo perverso que puede resultar la competencia que nuestro ordenamiento jurídico le reconoce al Procurador General de la Nación para sancionar funcionarios elegidos popularmente.

Esa no solo ha sido una competencia poco discutida sino incluso aplaudida en el pasado reciente y varias interpretaciones de la Corte Constitucional le han incluso ampliado su ámbito de acción: por ejemplo, a pesar de las dudas la Corte decidió que esa competencia incluía a los congresistas.

El Sistema Interamericano de Derechos Humanos, que forma parte del bloque de constitucionalidad, dispone que la separación del cargo de un funcionario elegido popularmente solo la pueda decretar un juez. La reserva judicial es una garantía de la misma entidad de la que se le otorga a la libertad o a la privacidad de las comunicaciones. Sin embargo, ese debate se perdió hace solo un par de semanas en la Corte Constitucional cuando ese Tribunal decidió en contra de Piedad Córdoba la tutela que interpuso para cuestionar la competencia de la Procuraduría sobre los congresistas.

El Procurador, que pierde casi todos los debates jurídicos éste lo ganó y por tanto podrá seguir usando su extraña manera de medir las conductas de los funcionarios según sus convicciones políticas. Ya sancionó con una pena desmesurada al ex alcalde de Medellín Alonso Salazar por denunciar que los paramilitares influían en las elecciones de alcalde de esa ciudad. Ordóñez, en cambio, se ha convertido en abogado defensor del entonces gobernador Luis Alfredo Ramos, detenido por parapolítica.

El Procurador, el mismo que persigue parejas homosexuales y niñas violadas con deseo de abortar, podrá seguir absolviendo excongresistas condenados ( ¡Sí condenados!) por parapolítica. La Corte no nos sacó de semejante enredo.

Por eso la posibilidad de que destituya a Petro es hoy muy alta. El principal argumento de la defensa –el de la falta de competencia del procurador- ya no tiene ninguna posibilidad de salir avante.

Espero que el Procurador no destituya a Petro. Guardo la esperanza de que Ordóñez -que en estos casos suele actuar para la galería para poder gastar ese prestigio persiguiendo minorías y defendiendo a sus amigos- piense que destituir a Petro le puede resultar muy costoso políticamente y se abstenga de hacerlo. Si lo hace, muchos de quienes han sido sus críticos tendrán la tentación de afirmar que el Procurador es un hombre ecuánime y que no persigue a quienes piensan distinto a él.

Pero más allá de la posición que se tenga sobre juridicidad o la conveniencia de una posible destitución del Alcalde por parte del Procurador, el caso también ha servido para develar un Petro distinto al que la mayoría cree conocer y a la imagen que él mismo construyó con sus actuaciones en el Congreso.

De un Petro comprometido con la paz pasamos a un Petro amenazante que no duda en justificar el uso de la violencia para defenderse de una arbitrariedad. Ese político que se muere de ganas de ser símbolo de la paz aparece ahora amenazando a la sociedad con el resurgimiento de un nuevo movimiento guerrillero si llega a ser destituido.

El dirá que no dijo eso. Sus defensores arremeterán diciendo que se trata de crear una matriz de opinión por parte de quienes (y ahí cabemos todos los que nos atrevamos a reclamar por semejante afirmación) están comprometidos con las mafias.

No voy a entrar en ese debate. Solo debo decir que cuando en condición de Viceministro de Gobierno me tocó redactar la gran mayoría de las resoluciones de indulto de los miembros del M 19 tenía la convicción íntima de que –aunque por esa época no se hablaba de la justicia transicional- había un compromiso y una garantía de no repetición. Hasta ahora los ex EME lo habían respetado con absoluta convicción pero Petro, angustiado por las posibles consecuencias de sus errores, resolvió pasar la raya.

Pero la verdadera metamorfosis de Petro es la del congresista aguerrido e inclemente con los funcionarios que cometían errores -que él convertía en sus debates en actos de corrupción- al Alcalde mendicante de consideración: me equivoqué pero no es para tanto.

Yo creo que no es para tanto, al Alcalde no deben destituirlo por eso, pero si revisan los archivos de sus discursos en el Congreso pidiendo cárcel contra todo el mundo por errores u omisiones no tendría escapatoria. Cuando le hacía “mandados” a su amigo Alex Vernot para influir en el ambiente en el que se decidían los procesos judiciales contra el Banco de Colombia, no dudaba en pedir cabezas de superintendentes por no ser diligentes en el ejercicio de sus funciones.

Del Petro defensor de la Constitución de 1991, comprometido con las herramientas de la democracia participativa, promotor de revocatorias del mandato contra alcaldes pasamos al funcionario mañoso que como el abogado más tropelero inunda los despachos judiciales de recursos improcedentes para impedir que se tomen las decisiones sobre una eventual convocatoria a los ciudadanos de Bogotá para que democráticamente decidan sobre su permanencia en el cargo.

Yo espero que el Procurador no destituya a Petro, pero de Ordóñez no hay que esperar nada. Si lo destituye será para perseguir al Alcalde, si no será para posar de “demócrata” y confundir a la tribuna. De Petro espero compromiso con la democracia, o ¿ será que de Petro ya tampoco se puede esperar nada?

Perfiles relacionados: 
Gustavo Francisco Petro Urrego
Alejandro Ordóñez
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Dom, 2013-11-03 20:11

Sabes que es lo mas tenaz del articulo que estamos comentando?, que de antemano, cualquier manifestacion ciudadana, antes o despues de la posible destitucion (especialmente despues), sera catalogada por los ultra derechistas como una insurreccion, de antemano Riveros sindica (tal vez sin quererlo) a cualquier ciudadano que se manifieste en contra de una posible destitucion, como un subversivo, un poco peligroso, no?

Sáb, 2013-11-02 23:24

sirve la declaracion para acompañar las pruebas ante la corte interamericana.

Sáb, 2013-11-02 16:36

En cuanto a Riveritos, a veces sale con algo nuevo e interesante, pero siempre que su columna habla de Petro sale con lo mismo, su postura peersonal

Sáb, 2013-11-02 14:59

don hector: que hace una persona si vota por alguien y luego ve que destituyen al elegido por hacer lo que prometio en campaña? que hace? se queda callado? rechina dientes? de malas? que le saquen a su lider de la politica y que le vamos a hacer? la cosa no es tan simple y si hace pensar en violencia.

don hector: no es lo mismo hacer debates contra la corrupcion como los hacia petro que hacer debates por que las cosas que ha hecho el alcalde no le gustan a muchos. eso es confundir.

y tercero: la corte no dijo que el procurador tenia razon en el caso de piedad cordoba. lo que dijo es que no tenia competencia para pronunciarse entonces estamos en las mismas.

Sáb, 2013-11-02 14:21

VOTO DE CONFIANZA A LSV,NO SE OLVIDEN PORFA

Sáb, 2013-11-02 13:58

Es normal que los uribistas defiendan la gestión de un corrupto como Ordóñez, después de todo lo sienten como un miembro más de su partido político y avalan por ende que haga política desde la procuraduría.

Sáb, 2013-11-02 16:07

Caray pruebas, que entiende por pruebas, el cuerpo del delito, el arma homicida, mmm que tal que diga así directamente que Alvaro Uribe tiene derecho a usar su foto y su nombre en el tarjetón mientras el mismo también encabeza esa lista, eso es participación en política, (Corrupción?), como es el tribilin ese de que las pensiones millonarias exageradas de los magistrados son derechos justamente adquiridos según concepto del mismo procurador, eso aparte de corrupción es desfachatez, veamos que mas hay por ahi, Tu me eliges y yo te coloco gente en la nomina, mas corrupción...... La corte suprema condena a sus amigos godos y el mismo del que hablamos los defiende y exhonera, si esto no es corrupción, entonces será rebujque, como se dice aquí en la costa

Sáb, 2013-11-02 15:23

Esa actitud ambigua, de chantaje no me sorprende en un uribista, primero porque para difamadores ustedes son campeones, y segundo -que por supuesto tiene relación con lo primero- no me extraña que vaya dejando de lado las investigaciones serias del periodismo independiente, que dan cuenta de las cuotas que tiene Ordóñez tanto en las altas cortes como en el congreso, el tu me elijes yo te absuelvo es inocultable, pero al mismo tiempo, por tener cuotas en las altas cortes, estas actuaciones no prosperan bajo la figura de la apertura de investigación.

Sáb, 2013-11-02 15:36

Como le digo, el nombrar a dedo a los familiares de los mismos congresistas que eligen a un uribista, debe ser una costumbre normal entre ustedes, en una sociedad democrática a tal acto se le llama "clientelismo". No ocurre otra cosa cuando se nombran familiares de los magistrados en la misma procuraduría.

Sáb, 2013-11-02 13:57

Sabe que me gusta de Ud. Riveros?:

-a- su fidelidad a los sábados-menos el de la fiebre Furi hace 8 días-

-b-que en esta oportunidad se atrevió a hacer un ataque frontal y directo en contra de Petro. No se fue por las ramas, así haya dicho: “No voy a entrar en ese debate”, igual lo deja planteado.

Normalmente el autor del artículo sabe a ciencia cierta cuando generará polémica más allá de lo que inicialmente se planteó como un informe-análisis cualquiera. Otras veces los veo con la intención única y exclusiva de generar la controversia, por generar, es decir, dar de que hablar a fin de ser leídos. Lo del procurador, nada nuevo, es lo que ya se ha planteado siempre.

Hay formas disfrazadas de apología de guerra, que dependiendo de quien las emita es el rasero con que se mide.

Sáb, 2013-11-02 13:59

Lo q Hizo Furibe en los dos días de la famosa ponchada-traición a pachito, fue una constante apología de guerra tanto interna -con el llamado a los militares en el supuesto de respaldar un aparente desprotección del estado, a un estamento q es el mismo estado-donde se ha visto?, como externa cuando se refiere a los países vecinos y en especial los Nicos-y sin embargo PASO DESAPERCIBIDO. Trascribo sus propias palabras en los famosos vientos de guerra en Corferías:

El lenguaje militar fue el que más se usó: ”soy un soldado de esta causa”; “el Presidente tiene que volver a ser el primer soldado”; “hasta la batalla final” fueron estribillos que se oyeron varias veces y el discurso de unción de Uribe a Zuluaga terminó diciendo: “en sus pulcras manos entrego esta batalla.

De todos esperanos compromiso con la democracia, o será que los altos dignatarios del estado están exentos de ello?.

!...eso es lo que hay!.

Sáb, 2013-11-02 12:43

Los casos en los que han brillado las acciones sancionatorias de la Procuraduría de ORDOÑEZ MALDONADO más que otros han sido los casos de las grandes ciudades. Pero no conocemos de las sanciones del Ministerio Público contra los a diario ocurrentes hechos de corrupción en los más de 1.000 municipios de Colombia. Las administraciones municipales en el país son pésimas administrando, pero es raro, son reducidos los casos en que algún Alcalde no termine su período constitucional. Por qué una sanción disciplinaria que ya se ve venir contra la Administración PETRO por mal manejo administrativo ?; por qué no se sancionan las malas administraciones en otras jurisdicciones territoriales menores?. Esas son las preguntas del millón.

Sáb, 2013-11-02 18:30

Tana, en las regiones, sobre todo en las más pobres, las Procuradurías Regionales y las Provinciales, lo mismo que a nivel municipal, las personerías que hacen parte también del Ministerio Público están en manos de los políticos y éstos a no ser que estén motivados por una retaliación contra algún funcionario no actúan para vigilar, hacer controles de prevención o sancionar a los responsables de la comisión de actos dinciplinables.

Dom, 2013-11-03 02:59

Pues le cuento que no soy bogotano. Sí existen, pero no abundan los casos: En Sucre, por ejemplo, aparte de los casos de Colosó y Morroa no conozco de otros en los últimos tiempos. Y es un departamento donde los actos de corrupción son el pan de cada día.

Sáb, 2013-11-02 12:33

El escrito de HÉCTOR RIVEROS pretende ocultar su deseo de que destituyan a PETRO. Lo hace acudiendo, primero a la probable o real persecución del Procurador contra algunos funcionarios públicos opuestos a la visión conservadora y tomista del Jefe del Ministerio Público. Menciona el caso del ex-Alcalde de Medellín ALONSO SALAZAR; toca el tema de la viabilidad jurídica de la demanda de Petro radicada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, paso previo para una posible aceptación de dicha demanda en la Corte Interamericana etc, etc, pero después pretende comunicar cierta contemplación lastimera al decir: "Yo espero que el Procurador no destituya a Petro...". O será cinismo ?

Páginas

Añadir nuevo comentario