Menú principal

Domingo Noviembre 28, 2021

Cristina Castro: la política del buen vecino

Cristina Castro, candidata a la Cámara por Bogotá en el Partido Liberal, busca representar en el Congreso al buen vecino.
Fotos: Laura Jaramillo.

Cristina Castro anda vestida con una camiseta negra con un rayo. Dice que quiere decir ‘buen voltaje’ y buen voltaje es lo que transmite esta candidata liberal a la Cámara por Bogotá. Tiene 32 años y esta es su tercera campaña política.

Castro aspira a representar al buen vecino: a la persona que llama a la Policía cuando una discoteca está haciendo ruido más allá de la hora legal; la que pone derechos de petición para hacer valer el espacio público; la que se organiza para mejorar un parque.

Ella lleva ya varios años trabajando con las administraciones de los edificios del norte de Bogotá ayudándoles a definir una estrategia jurídica para ganar esas pequeñas batallas contra los podercitos que terminan arruinando la vida cotidiana. Ahora espera llegar al Congreso a defender al ‘buen vecino’ desde las grandes ligas. La Silla Vacía la entrevistó.

¿Cómo arranca su vida política?

Comencé como una vecina activa haciendo trabajo comunitario con las asociaciones de vecinos, para hacer el andén, escribir el derecho de petición contra el banco, contra la empresa de servicios. Haciendo eso, conocí a David Luna y a Lariza Pizano, que trabajaban ese mismo modelo de política, haciendo gestión, y comenzamos a asesorar a la comunidad en mecanimos jurídicos. Me vinculé con el tema urbano porque soy ese tipo de vecina. El buen vecino, el que está activo. Así aprendí cómo se hace el trabajo de base y me vinculé con líderes de base en los barrios del Country, Espartillar (detrás de Atlantis), Nogal, Retiro, Chapinero. Yo soy chapineruna, comencé a conocer mi barrio así. En esa oportunidad, nos quemamos pero seguimos trabajando. Seguí apoyando a las administraciones de edificios.

¿Cómo era ese trabajo?

Por ejemplo, la Fundación Parque 80 tenía una líder que tenía problemas con discotecas ilegales en la calle 80 con 11. El trabajo era cómo cerrarlas o como inosorizarlas. Pusimos una acción de tutela, una acción popular que ella ganó. Pero como la Administración Distrital no cumplió, esa líder se desestimuló. Eso me marcó mucho, hay que seguir. Yo redacto los derechos de petición y las administraciones de los edificios se apersonan del proceso. Tengo claro las estrategias legales, qué caminos tomar, esa es mi labor.

 

¿Y cómo piensa rescatar eso como congresista?

Alguien tiene que mandarle un mensaje al buen vecino para que no se desestimule. Ninguna política puede hacerse sin que ese vecino se involucre. La ley 232, la de usos del suelo, tiene que reformarse, porque tiene problemas operativos que dificultan cerrar los establecimientos. Despues de 6 años de lucha, la gente arrienda su apartamento. Me inquieta que el mensaje siempre sea una muralla a la iniciativa del vecino.

Suena bastante romántico

Es la estrategia de las hormigas y las abejas. Una hormiga no logra nada, pero todos juntos organizados logramos un montón de cosas. Por eso, me parece que hay que aprovechar y estimular un entorno para el vecino activo.

No me queda claro cómo haría eso desde el Congreso en la práctica

Mi idea es vincular a los administradores de los edificios. Que la administración distrital tenga vasos comunicantes con los administradores de los edificios y a través de ellos comunique sus procesos.

¿No es eso una labor más propia de la Alcaldía?

En ese pedazo sí. Pero desde el Congreso, hay que velar y vigilar que se haga. Cuestionar a la Administración que ejecute procesos de ciudad sin estimular a las bases. Yo quiero ir con el ciudadano y hacer control político en la calle. El control politico del vecino.

Las asambleas de los edificios siempre me han parecido un poco fachas.

Sí, a mi también se me dificulta ese tipo de administraciones que piensan que hay que esterilizar a las mujeres de estrato 1. O que no tienen más preocupación que por el hueco y la alcantarilla y nada social. Detestan a los recicladores, pero no saben que los recicladores le sirven al edificio y a la ciudad, pero nadie les ha explicado. Y además porque están muy preocupados: es el vecino amurallado. El reto nuestro siempre ha sido mostrarle a los vecinos que el tema no es amurallarse, enseñarles cómo hacer una gestión mas incluyente. Es difícil.

¿Y en qué ha consistido su campaña?

La estrategia para llegarle a las personas ha sido medios electrónicos, redes sociales. Esa población con la que intento acercarme usa mucho las redes sociales. Hice trabajo con grupos específicos.  Tengo una propuesta para ampliar la licencia de maternidad a 120 días. Hablé con mamás, pacientes, médicos que tienen interés en que esta propuesta salga adelante, serían quienes la ayudarían a armar después.

¿Cuál es la lógica de esa propuesta?

La licencia dura 84 días, pero en el día 85 el bebé no toma sopa. Es acercarse a los 6 meses deseables de lactancia, volcar toda la medicina familiar, asegurar la inmunización, el reacondicionamiento familiar. Como tiene un impacto grande en el sistema toca hacerlo gradual, y permitir que la mamá pueda estar con el bebé prematuro.

Y el otro es el trabajo con los vecinos. Mañana tengo que repartir 1500 cartas en las administraciones de edificios que básicamente dice: nos quemamos pero volvemos a tener la oportunidad. Ese es mi estilo.

Los derechos Lgbt

En el tema gay, que usted también defiende, ¿Qué propone?

Creo que el Congreso ahora tiene el reto más grande en los temas Lgbt. Las conquistas más grandes hasta ahora han sido en los estrados judiciales. Ahora lo que falta es en el Congreso y en educación y cultura. De nada sirve tener derechos si uno no puede ejercerlos. Toca crear todo el régimen que facilite el ejercicio de derechos. Por ejemplo, garantizar la confidencialidad de las personas que decidan afiliar a las parejas a la salud. Se necesita el desarrollo del régimen pensional. Lo que se consiguió con la Corte fue modificar la ley 100 de salud. Faltan desarrollos en pensiones, en los regímenes especiales del magisterio y de los militares. La corte no se pronunció sobre eso. Es técnico pero toca volverlo a emprender.
Pero mas que seguir ampliando el ramillete de derechos, hay que hacer una revisión jurídica detallada pero también denunciando, visibilizando. Me preocupa en la contratación laboral la discriminación. En el sector privado, hay una discriminación muy sutil.

¿En qué forma?

Así como hay líneas de denuncia anticorrupción, debería haber líneas de discriminación en las empresas. Es importante que las personas puedan sentirse tranquilas en el entorno laboral. Que no se las monten por ser gays.

¿Qué más piensa hacer desde el Congreso para la comunidad lgbt?

Colombia Diversa es hoy en día el referente del Lgbt. Pero hay más organizaciones que deben ser visibilizadas. Yo quisiera crear salas de trabajo con organizaciones Lgbt en el Congreso, crear un capítulo especial de diversidad sexual. Para tener un censo con categorías transversales, datos técnicos que soporten estudios de planeación. Es paradójico que Colombia Diversa tuvo que darle al Congreso el estudio actuarial del impacto de la entrada de las parejas del mismo sexo a la seguridad social. Hacían comparativos de las coberturas de los congresistas frente a la entrada de la población gay, y así se demostró que al sistema le convenía que entrara a cotizar. Veo con especial preocupación que no existan cifras oficiales.

¿Qué tan grande es la población gay?

Se dice que entre el 6 y el 10 por ciento de la población.

¿El barrio de Chapinero fue el lugar donde usted ligó la política del buen vecino con el tema gay?

Son dos líneas paralelas que surgieron en mí hace años. He sido reticente a enlazar lo gay con Chapinero. No me parece que haya localidades gays y no gays. Hay gays en todas partes. Eso que Chapinero es una localidad gay es un problema para impulsar, por ejemplo, que el distrito tenga una iniciativa de replicar centros comunitarios en localidades que supuestamente no son gays. Las iniciativas de rumba ilegal las hago igual para población gay o no gay. Creo que mi estilo de trabajo en el tema gay es distinto al tradicional. Me gusta vincular el tema gay con lo urbano, no reclamar derechos todo el tiempo. El discurso de reclamar no ha logrado mucho.

¿Cuál es la diferencia con su aproximación?

El énfasis es más en educación, no en la reclamación. Hay que visibilizar ejemplos que ser gay es como ser cualquier cosa. Si lo que siempre pones de presente es la diferencia entonces propicias tolerancias, pero las posturas modernas van mas hacia propiciar la indiferencia. Me gustaría que todas las causas Lgbt se repensaran, se modernizaran y fueran incluso mas incluyentes con los gays de los estratos sociales, y de todas las zonas. Creo que es un momento de modernizar el tema de activismo Lgbt. La razón de ser de Colombia Diversa es dejar de existir. Mi pregunta es: ¿Cuándo va a dejar de existir? Tiene que pensarse.

¿Debe repensarse porque ya se ha avanzado mucho o porque no es efectiva?

Hay que cambiar la estrategia. Colombia Diversa es el mejor ejemplo de repensar y refinar las estrategias. Y creo que esa organización y las demás tienen que enfrentar un desafío nuevo. Ganaron todas las batallas en estrados judiciales, pero ahora hay que ganarla en la calle, en la publicidad, en la educación. Porque eso es lo que abona el entorno para las otras causas que vienen. Si se va a hablar de adopción se tiene que hacer un trabajo de base bien fuerte.


 "Hay que volver el tema gay menos teórico, más ciudadano, más urbano, hablar con las personas ayudaría un montón, pero como se vuelve un tema de grupos y mesas de trabajo entonces no funciona. ”
– Cristina Castro


¿Cómo se relaciona esto con su propuesta de ciudad?

La ciudad tiene que ser un lugar para todo el mundo. Es una casa y todo el mundo tiene que vivir en esa casa. No puede haber zonas estigmatizadas, golpizas a gays, crímenes de odio. Un buen vecino que llame a la Policía porque parece que le están pegando a un joven por ser gay. Lo gay se volvió un tema teórico-jurídico, pero es esencialmente de amor, de relación. A veces se tecnifican tanto las causas que se desconecta de la realidad, es mas difícil entender por qué sí es justo que sean equiparables a las parejas homosexuales. Pero si es jurídico no lo entienden.

Cambiando un poco el tema, ¿ha sentido cierto desprecio por lanzarse a la política?

A mí me preguntan, por qué una mujer joven del sector privado quiere entrar a ese mundo, que es oscuro, para qué arriesgarse así. Siempre he pensado que ese mundo político depende de quién esta ahí. Uno tiene que llegar allá. David Luna, Simón Gaviria, siento que son personas limpias que han empezado a llegar al Congreso. Yo sí creo que la política se renueva. Yo quiero darle a las personas una posibilidad de reaccionar frente a lo que ha pasado dándole una opción nueva. Yo pienso ir al Congreso a trabajar y me encantaría llegar con mas personas que llegaran a lo mismo.

¿Y si pierde qué hará?

Al día siguiente ir a la oficina. Soy asesora en cooperación internacional, un tema de puros contratos. Pero si pierdo estas elecciones, comienzo a pensar en las siguientes, porque está fresco el aprendizaje en el trabajo de base y tengo que aprender con qué llegar en las siguientes.

¿Tiene opción de ganar?

Me da susto que la sanción que el ciudadano haga a las malas prácticas políticas sea no votar. Porque los políticos de siempre cuentan con eso, esa es su estrategia de campaña. Eso me preocupa del domingo. Mas que no ganar, es que queden los mismos porque la gente decidió no salir a votar. Hay gente que no vota por apatía pero mucha gente no vota por castigo. Pero toca estimular todo lo contrario. Los que tenemos propuestas nuevas le apostamos es a eso.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2010-03-12 17:56

me gusto mucho esta chica. tiene un toque de autenticidad y se ve pila.

Jue, 2010-03-11 22:35

Si Olga Lu. Tienes razón. Retiro mi segundo comentario. De hecho borralo. Pero me sostengo en el primero.

Jue, 2010-03-11 21:53

Me parece que los planteamientos de Castro van mucho más allá de lo que intentan resaltar los comentarios. Por fin hay alguien con un discurso sobre el tema LGBT inteligente y, además, distinto del de otros políticos que quieren cubrirse con esa bandera. Además el discurso de esta candidata, a quien no conocía hasta hoy, me parece que toca una variedad de temas, tomando como base una cosa que me parece clave: una mirada urbana que atraviese todas las temáticas y una defensa a la recuperación de la cultura ciudadana que es clave para este país. Interesante como personaje e interesantes sus propuestas.

Jue, 2010-03-11 22:00

Listo. Corregida la s para que no quede chistoso. Gracias.

Jue, 2010-03-11 16:30

Los ricos también tienen malos vecinos y necesitan que los defiendan...

(Lo digo sin ser miembro del partido "liberal" ni voy a votar por está señora, que puede ser excelente política, pero comparte lista con Piedad y eso no se perdona)

Jue, 2010-03-11 17:32

y si te gusta Piedad, piensa en Arleth...

Jue, 2010-03-11 16:15

¿Cuando van a hacer publico lo de Pgaarvdioria?

Jue, 2010-03-11 17:25

¿De qué hablas?

Jue, 2010-03-11 17:32

No, nada... Cualquier cosa iba a decir...

Añadir nuevo comentario