Menú principal

Sábado Julio 02, 2022

Historia escrita por Johanna Paola Bejarano, Xiomara Montañez y Jazmín Rodríguez

El Ecoparque Cerro del Santísimo de Floridablanca, el Acuaparque Nacional del Chicamocha y el Parque Acuático El Lago, tres megaproyectos turísticos que superan los 73 mil millones de pesos, son la estrategia del Gobernador Richard Aguilar Villa para poner a Santander en el itinerario de nacionales y extranjeros. De esta manera, el mandatario departamental sigue los pasos de su papá y termina de consolidar la huella que han ido dejando los Aguilar en el sector turístico.

El interés por el desarrollo de esta industria es una inclinación de familia. El padre de Aguilar Villa, el ex gobernador de Santander Hugo Aguilar Naranjo, cuestionado por malos manejos administrativos y en juicio por presuntos nexos con el paramilitarismo, es recordado por haber dejado construido el Parque Nacional del Chicamocha – Panachi y por haber contratado un teleférico de 6 kilómetros durante su mandato, hasta ahora, los mayores atractivos turísticos del Departamento. Además, fue quien dio vía libre a la constitución de la Corporación que ostenta el mismo nombre del Parque.

Por su parte, el senador Nerthink Mauricio Aguilar Hurtado fue el promotor de la reforma a la Ley de Turismo, aprobada en julio de 2012.

Esta ley quedó con varios puntos polémicos: modificó el principio de desarrollo social para convertirlo en desarrollo social, económico y cultural, teniendo como argumento que la Constitución considera el deporte y la recreación un gasto público social; sin embargo, el espíritu con que se creó ese último concepto era facilitar programas y proyectos que respondieran a las necesidades básicas insatisfechas de las poblaciones más vulnerables.

La norma tiene como principio la concertación, según el cual las decisiones y actividades del sector turístico se socializarán en acuerdos entre los agentes comprometidos y que la comunidad es parte y sujeto de consulta en procesos de toma de decisiones solo “en circunstancias que así lo ameriten”.

De igual manera, la ley no establece las responsabilidades ambientales de esta actividad comercial ni contempla la participaciónde las autoridades de este ámbito.

En efecto, ninguna autoridad ambiental está representada en el Consejo Consultivo de la industria que será presidido por el Ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados,o en su ausencia por el viceministro de Turismo (hasta hace pocos días el santandereano Óscar Rueda García), quien asesorará al Ministerio de Turismo en la “definición y formulación de las políticas, programas y proyectos de desarrollo y competitividad del turismo”. Finalmente, no desarrolla ni determina el alcance del concepto de ecoturismo.

Una alianza fértil

El proyecto de Richard Aguilar es construir el Ecoparque en el Cerro La Judía, el cual fue declarado Parque Regional Natural por la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb.

El costo de esta obra será de 43 mil millones de pesos, de los cuales se solicitaron 12.902 millones de pesos de regalías directas y 22.098 millones que provendrían de un aporte del Fondo de Desarrollo Regional, constituyéndose en uno de los planes de mayor inversión en la región y, muy seguramente, en el mayor atractivo de Santander superando incluso al Parque Panachi.

 

Las similitudes entre los dos escenarios saltan a la vista. Mientras Panachi cuenta con el monumento a la Hoja de Tabaco o de la santandereanidad, el Ecoparque tendrá al Santísimo, un Cristo de 33 metros de altura que, incluso, es comparado con el Cristo Redentor del Cerro del Corcovado en Río de Janeiro. Un teleférico entre la Finca La Esperanza, de propiedad de la Cdmb, y el Santísimo (un recorrido de 1.380 metros) no tendrá nada que envidiarle al ya reconocido teleférico que une Panachi con la Mesa de Los Santos. El mirador de 360° desde el que se contempla la majestuosa imagen del Cañón del Chicamocha competirá con el del Ecoparque, que ofrecerá un completo panorama de los municipios que integran el Área Metropolitana de Bucaramanga. También, como en Panachi, habrá plazoletas para la realización de espectáculos y el encuentro de los visitantes y zona de restaurantes, entre otros atractivos.

Carlos Fernando Sánchez dijo en las reuniones del Órgano Colegiado de Administración y Decisión - OCAD que estos proyectos turísticos generarán 15 mil empleos directos en los próximos 4 años; que el Departamento percibirá “casi 1 billón 500 mil pesos” a 2020 y recibirá unos 2 millones de visitantes.

En la licitación para el proyecto Cerro del Santísimo participaron dos proponentes. Uno de ellos es el Consorcio Ecoparque 2013, conformado por las empresas españolas Construcciones Lujan S.A.,Tizor Hormigones y Asfaltos S.L. y la colombiana Gesproyect S.A. Esta empresa tienen vínculos con CGR Doña Juana, la empresa operadora del relleno sanitario de Bogotá: pues el representante suplente de Gesproyect, Carlos Mauricio Rodríguez Rojas, está en la junta directiva de CGR y el principal, Mateo Borrero Pabón, es cuñado de otro miembro de la junta directiva de CGR, Carlos Alberto Rangel.

Richard Aguilar, gobernador de Santander, tiene en el parque del Santísimo su principal proyecto.
El principal legado del exgobernador Hugo Aguilar, en juicio por parapolítica, es el Parque Nacional del Chicamocha.
El senador Nerthink Mauricio Aguilar, hijo de Hugo y hermano de Richard, fue el impulsor de la Ley de Turismo.

El otro, que resultó ganador de la licitación, fue la Unión Temporal Ingenieros Contratistas de Oriente, del cual hacen parte los ingenieros Roberto Enrique Rodríguez Ruiz (Representante Legal de la Unión Temporal), Jesús Pedro Nel Serrano Meneses, Ángel Roa Hernández y la empresa Fragua S.A.S; esta última, cuyo representante legal es Édgar Franco Mendoza, participó en la construcción del Parque Nacional del Chicamocha.

Esta contratación ya genera críticas debido a la experiencia específica solicitada en construcción de parques turísticos y certificación de una entidad pública con la que se hubieran ejecutado dos contratos terminados de esa naturaleza en los últimos 10 años contados a partir del cierre del proceso de licitación.

Las observaciones sobre este particular fueron presentadas por empresarios interesados en licitar, el Comité Transparencia por Santander y la Procuraduría, quienes se mostraron en desacuerdo con que, a través de esa exigencia de experiencia, no se garantizara la pluralidad de oferentes para este proyecto.

Asimismo, se dio apertura al proceso de licitación para la construcción del teleférico, por valor de 21.227 millones de pesos. Para ello, según los estudios previos, se solicita una experiencia genérica de mínimo 10 proyectos y presentar como experiencia específica “cinco (05) contratos cuyo objeto principal haya comprendido el diseño, fabricación, suministroy montaje  de sistemas de transporte por cable tipo telecabina monocable desenganchable con capacidad de al menos mil (1000) pasajeros por sentido, por hora, cada uno, cuya operación este vigente en la actualidad”.

Esta es otra coincidencia con el proyecto de Panachi; para la época de su construcción hubo cuestionamientos para Hugo Aguilar Naranjo por la experiencia específica requerida para la construcción del teleférico. En esa oportunidad se solicitó acreditar la construcción de 10 teleféricos en los últimos 10 años, requisito que solo cumplía una de las firmas.

Los réditos políticos

Con esto, el gobernador le podría dar al turismo regional proyección a largo plazo y de paso, ganar él también importantes réditos políticos. Sobre todo porque la institucionalidad que ha ido creando alrededor del Parque refuerzan el poder de su familia.

Para la construcción del Parque Chicamocha, su papá Hugo Aguilar creó la Corporación Parque Nacional del Chicamocha– Panachi, una entidad sin ánimo de lucro “con participación pública mayoritaria”.

El alcance de esta Corporación va mucho más allá y su objeto social le permite participar en remodelaciones y construcciones de parques en distintos municipios.

La entidad es dirigida por Carlos Fernando de Jesús Sánchez Aguirre, quien hoy es pieza clave en el desarrollo turístico de la región y es considerado la mano derecha de los Aguilar en esos temas.

Está a cargo de la Corporación Panachi desde la administración de Hugo Heliodoro Aguilar. Fue ratificado en noviembre de 2011 por el gobernador Horacio Serpa Uribe, quien consideró entre otras cosas, la conveniencia de que gozara “de la confianza del doctor Richard Aguilar, nuevo gobernador de Santander” como se mencionó en un comunicado de prensa emitido para esa época por la Gobernación de Santander.

Sánchez Aguirre es, también, asesor de Megaproyectos de la Gobernación de Santander, desde donde lidera el desarrollo de los proyectos turísticos que se financiarán con regalías. Y ha estado en el sonajero político de aquellos que especulan quién será el próximo Gobernador de Santander. Su nombre ha sido mencionado junto al del ex secretario de Salud, Ricardo Flórez Rueda.

La otra entidad clave en el rompecabezas turístico de los Aguilar es la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, actualmente bajo la dirección de Ludwing Arley Anaya Méndez, quien llegó al cargo el 28 de junio de 2012 y está en el centro de una polémica porque la Cdmb se gastó 20 millones para comprarle una moto.

Su carrera política y en la administración pública también ha tenido estrecha relación con la familia Aguilar. Anaya Méndez fue personero de Contratación en 2004 y luego Asesor del Gobernador Hugo Aguilar Naranjo. En 2011 fue precandidato a la alcaldía de ese municipio, y tuvo el respaldo de los Aguilar.

La vida de Aguilar Naranjo guarda alguna relación con ese municipio santandereano, pues dos de los testigos que se retractaron en el juicio que se le adelanta contra el ex gobernador pertenecieron al Frente Isidro Carreño, grupo paramilitar que tuvo influencia en Contratación. En un comienzo manifestaron que el ex gobernador recibió el apoyo de los paramilitares para su campaña política de 2003, versión que luego desvirtuaron. De allí también es el ex concejal Jesús Enrique Guerrero Garavito, el tercer testigo que dio marcha atrás en sus declaraciones contra el ex gobernador de Santander.

Ludwing Anaya Méndez también hizo parte de la Unidad de Trabajo Legislativo del senador Mauricio Aguilar, con quien trabajó en la reforma a la Ley de Turismo y, posteriormente, ejerció como subdirector Administrativo de la Lotería de Santander.

Un mes después de su posesión como Director de la Cdmb, la entidad ambiental se convirtió en socia activa de la Corporación Panachi para la construcción del proyecto Cerro del Santísimo, el proyecto bandera del actual Gobernador. Anaya Méndez consiguió del Consejo Directivos las facultades para celebrar contratos para ese fin.

Llama la atención que el Plan de Acción 2012-2015 ‘Ambiente para la gente’, desarrollado por la Cdmb, cuenta con un equipo directivo y de apoyo del cual hace parte Carlos Eduardo Sánchez Riberos, asesor de la Dirección General,  quien es hijo del director Ejecutivo de Panachi.

Así las cosas, en los años que le quedan al gobernador Aguilar tanto el turismo como su fortín político se reforzarán mutuamente.

Esta publicación es un resultado del curso Tras la pista de los dineros públicos 

Hilos temáticos:
Tags: